Ahorro de energía en los hoteles
Los hoteles son, por el tipo de servicio que ofrecen, uno de los establecimientos que más electricidad gastan. Es muy importante para el medio ambiente, por tanto, que sus responsables lleven a cabo una adecuada y eficiente política de ahorro energético. Ofrecer un servicio agradable para los clientes al mismo tiempo que se apuesta por el respeto al medio ambiente es posible (y necesario) en el sector hotelero.

Según la Sociedad Internacional de Ecoturismo (TIES), el turismo ecológico es un viaje responsable a áreas naturales que conservan el medio ambiente y mejoran el bienestar de la población. Por tanto, no es posible este tipo de turismo en las ciudades. Sin embargo, la eficiencia energética es posible en cualquier tipo de establecimiento hotelero, tanto para el que se ubique en un altísimo rascacielos de una gran ciudad como para una pequeña casa rural rodeada de naturaleza.

Una buena forma de utilizar energía limpia y renovable es instalar placas solares en la azotea o el tejado del edificio. Además, es esencial un buen aislamiento del interior del hotel, así como plantear una orientación que proporcione calor en invierno y frío en verano. También puede ser interesante instalar detectores de presencia para iluminar las distintas estancias y, de este modo, evitar tener inútiles luces encendidas todo el día.

Pero se puede ir más allá todavía. Por ejemplo, se puede ofrecer a los clientes un menú con alimentos ecológicos. De esta forma, no sólo se estará reduciendo el impacto medioambiental, sino que, además, puede ser un valor añadido para aquellos posibles clientes más concienciados con el problema ambiental.

Algunas instituciones tratan de promocionar este tipo de turismo, como el Instituto de Turismo Responsable, que trata de conseguir la sostenibilidad en términos económicos, socioculturales y ambientales, tanto en el ámbito internacional como en lo que respecta a su efecto sobre las comunidades y los territorios locales. Por esta razón, ha creado el Certificado Biosphere, un sello que señala requisitos de calidad y medio ambiente, incluye a su vez requerimiento de sostenibilidad, como son la responsabilidad social, la conversación de los bienes culturales, la satisfacción de las expectativas de los turistas sobre el destino, el aumento de la calidad de vida, etc.