Alquiler de coches eléctricos en París
Que las grandes ciudades europeas mantengan una sana competencia por el liderazgo en ciertos temas, aunque muchas veces sea más por atraer turismo e inversiones o por alimentar el ego del alcalde de turno, puede ser muy beneficioso. En este caso, para el medio ambiente. Si el Ayuntamiento de Madrid, la capital de España, está llegando a acuerdos con algunas empresas para poder ofrecer surtidores de electricidad para los coches eléctricos, París, la capital francesa, no quiere quedarse a la zaga en el apoyo a los coches verdes. La lucha por ser la capital más verde de Europa ha comenzado.

El alcalde de París quiere ser el más ecológico y ha decidido poner a disposición de los ciudadanos, con un sistema parecido al famoso alquiler de bicicletas que ya existe en varias ciudades del continente, sin ir más lejos, en el propio París, tres mil vehículos ecológicos. Se trata de pequeños coches para cuatro ocupantes y una autonomía de 250 kilómetros.

El sistema se va a llamar “Autolib” y ofrecerá unas mil estaciones (unas setecientas en París y el resto en barrios periféricos) donde poder retirar y devolver los vehículos no contaminantes. La tarifa de alquiler dependerá del tiempo de uso del vehículo. El alcalde de la ciudad, Bertrand Delanoë, no ahorra elogios para el plan y ha dicho que será una revolución para las grandes ciudades del mundo, ya que reducirá de forma considerable la contaminación causada por los coches propulsados por hidrocarburos. Hay que añadir que para los usuarios habrá una ventaja añadida: no tener que buscar aparcamiento en una ciudad donde es casi imposible encontrarlo.

Los coches funcionarán con baterías de litio recargables con las que se podrá circular una duración media de cuatro horas. El sistema, según el alcalde, es el más simple y el que ofrecerá tarifas más accesibles a los ciudadanos de los tres presentados a la licitación. También ha querido destacar que la posibilidad de alquilar vehículos eléctricos sin ser propietarios es un cambio radical en la manera de entender la ciudad.

Para poder usar el sistema Autolib habrá que contar con licencia de conducir y pagar un abono, que podrá ser anual (y costará una media de unos 12 euros al mes), semanal (unos 15 euros) o diario (unos 17), más otros 5 euros por cada media hora de uso. También habrá que dejar un depósito como garantía de 250 euros. Está claro que el sistema no va dirigido a la clase obrera. Está previsto que el sistema Autolib comience a funcionar a partir de septiembre de 2011.