Diésel a partir de desechos de plástico
La empresa irlandesa Cynar ha desarrollado un método que convierte plástico reciclado en diésel. La tecnología permite convertir los residuos plásticos en combustibles sintéticos que resultan más limpios, más bajos en azufre y, en definitiva, menos contaminantes. Los procesos básicos de la tecnología son la pirólisis y la destilación.

Los planes de la empresa Cynar son ambiciosos: quieren establecer unas treinta plantas en el Reino Unido e Irlanda para producir combustible sintético a partir de diversas fuentes de plástico recuperado. De este modo, se evitará que los residuos de plástico acaben en los vertederos y se usarán para producir un tipo de energía preparada para utilizar al instante.

Puede ser la solución a que miles de millones de toneladas de plásticos convertidos en basura y que acaban en los vertederos, sirvan para producir, en cambio, combustible barato y limpio para vehículos de gasolina y diésel. Cada tonelada de residuos plásticos se puede transformar en 665 litros de diésel.

Bolsas de patatas fritas, tapones de cartones, envoltorios de alimentos y otros plásticos que no se pueden reciclar y acaban en la basura, mediante la técnica de pirólisis, se convertirían en un sustituto del petróleo.

Además de la cantidad de diésel citada, se pueden producir 190 litros de gasolina o 95 litros de queroseno, listo para utilizar en coches, camiones, etc. Ya hay doce empresas, entre americanas y europeas, algunas de ellas productoras de crudo sintético, interesadas en este proyecto que puede reducir enormemente la dependencia del petróleo.

El sistema de pirólisis puede variar, pero en lo esencial consiste en clasificar el plástico no reciclable, embalarlo en cubos gigantes, desmenuzarlo en trozos minúsculos y calentarlo con la ayuda de un horno de alta temperatura alimentado por nitrógeno en lugar de oxígeno, para la quema en vacío. Este proceso transforma el plástico en gas, que se condensa y pasa a forma líquida, se filtra y se limpia de contaminantes. El resultado: un nuevo combustible listo para llenar los depósitos.

Se calcula que producir 3,8 litros de combustible mediante este método cuesta 75 centavos de dólar, lo que puede permitir su comercialización, sobre todo si se tiene en cuenta que el precio del petróleo seguirá subiendo a medida que se agoten las reservas. Todo irá bien hasta que también se agoten las reservas de tapones de plástico y otros objetos hechos con este material

De momento, Cynar ha llegado a un acuerdo para construir diez plantas de producción de diésel de plástico en el Reino Unido y su objetivo es abrir más en Canadá y Estados Unidos.