Energía renovable para los trenes alemanes
Alemania es uno de los países que más está apostando por las energías renovables. No sólo es líder en la actualidad, sino que a buen seguro lo será en el futuro. Ahora ha decido que su sistema ferroviario se alimente exclusivamente de fuentes de energía de origen renovable. Este plan, si las previsiones se cumplen, estará terminado en 2050.

En la actualidad, la compañía nacional de ferrocarriles, Deutsche Bahn (DB), consume el 2% de la electricidad del país. De ésta, el 20% ya es renovable. Pero, paulatinamente, se seguirá trabajando en la misma línea para que, en 2014, se consiga llegar al 28% en la energía limpia que consuman los trenes alemanes.

Jürgen Witschke, consejero delegado de Deutsche Bahn Energie, ha señalado que el cuidado del medio ambiente se ha convertido en un factor importante en el mercado y, especialmente, en el sector del transporte. Quizá las renovables cuesten, en algún caso, algo más, pero es un coste que hay que asumir si se quiere llegar a disfrutar de un mix energético inteligente en un plazo de tiempo razonable. En el largo plazo, la reducción de las emisiones de dióxido de carbono será una ventaja competitiva y beneficiará a todo el país.

Alemania no sólo está apoyando las energías renovables en el sector del transporte. Se ha aprobado un ley que establece doblar la cuota de suministro renovable, como mínimo, hasta el 35% en la próxima década. Y, siguiendo con el plan, se llegará el 80% de energía renovable en 2050. La ambiciosa propuesta de Deutsche Bahn es, sólo por sí misma, una buena noticia, pero, más allá, es un símbolo que representa que todo el país va a apoyar las energías limpias para tener un futuro con una economía baja en carbono. O, en otras palabras, una economía competitiva y sostenible. Ciudadanos, instituciones públicas y empresas saben que las energías limpias son ya un actor de peso en la economía actual.