México impulsa la eficiencia energética
El Gobierno de México va a llevar a cabo un plan para sustituir las bombillas tradicionales por bombillas de bajo consumo. Una vez que se sustituyan todas esas bombillas, algo que se espera para 2012, el Gobierno ha calculado que ahorrará unos 1.200 millones de pesos que podrán usarse para programas sociales.

La mayoría de la luz que se usa en casa o en el trabajo proviene de focos incandescentes, una tecnología obsoleta e ineficiente, con más de 120 años de antigüedad. Las lámparas Fluorescentes Compactas Auto alastradas, conocidas también como focos ahorradores, producen la misma cantidad de luz que un foco incandescente con un menor uso de energía, además de durar mucho más tiempo.

Así, una vez que las familias realicen el cambio y usen bombillas eficientes, conseguirán un menor consumo de energía eléctrica que les permitirá disminuir el gasto, además de beneficiar al medio ambiente, pues la medida evitará la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) que se producen al generar energía eléctrica mediante combustibles fósiles.

Se estima que, en el caso concreto de México, cada año se venden alrededor de 270 millones de bombillas. Pero sólo entre 40 y 50 millones son bombillas eficientes que permiten cambiar el uso de una energía de 100 vatios por otras lámparas con un consumo de 23 vatios.

Por ello, el Programa Luz Sustentable trata de familiarizar a los ciudadanos mexicanos con tecnologías eficientes de iluminación, para facilitar la transición hacia la Norma Oficial Mexicana NOM- 028-ENER-2010, la cual establece límites mínimos de eficacia para lámparas de uso en sectores residencial, comercial, servicios, industrial y de alumbrado público.

La sustitución se podrá realizar en los más de 1.200 puntos de canje que se instalarán en las 56 zonas metropolitanas del país y en todas las ciudades con población mayor a cien mil habitantes. Eficiencia energética, ahorro de dinero y ayuda en la mitigación del cambio climático. Y tan sólo cambiando bombillas.