Aerogeneradores en los bosques

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El Gobierno alemán ha decidido abandonar la energía nuclear. Va a fomentar las energías renovables, especialmente, la energía eólica. En la actualidad, un 10% de la electricidad que circula por la red eléctrica del país proviene de la energía eólica. Los planes son que, para 2020, esta cantidad se duplique. A largo plazo, el Estado alemán quiere cubrir el 25% del consumo de electricidad con energía eólica.

La empresa alemana Fuhrländer es una de las que desarrollará este tipo de energía. Tiene planes para desarrollar varios proyectos. Su tecnología ha ido evolucionando. Hace años, las torres eólicas podían llegar, como máximo, a los 100 metros de altura y una producción de 2 megavatios (MW). Actualmente, hay sistemas con torres de hasta 160 metros y un rendimiento de 3 megavatios.

Esta empresa ya consiguió un récord en la época, 2006, con sus primeras torres eólicas de 160 metros. Mientras más altos son los molinos de viento, mayor es su rendimiento porque sus aspas no son afectadas por ráfagas de aire irregulares. El Instituto Fraunhofer de Kassel presentó a mediados de junio una torre eólica de 200 metros.

Jürgen Schmid, del IWES (el departamento para la técnica de sistemas energéticos del Instituto Fraunhofer), explica que el objetivo de este aerogenerador es medir las condiciones eólicas a grandes alturas y propiciar la instalación de parques eólicos en los bosques alemanes, algo sido impensable hace algún tiempo porque la espesura del bosque ofrece demasiada resistencia al viento en su trayectoria.

El afán por buscar las alturas es más marcado entre los fabricantes de palas eólicas para tierra firme, aunque también los parques offshore están experimentando una evolución acelerada en este sentido. Se diseñan modelos que pueden saber con bastante precisión cuál será el rendimiento de los molinos de viento, lo que puede contribuir a pronosticar las fluctuaciones o el grado de inestabilidad de las energías renovables. En otras palabras, se sabrá cuándo se debe compensar esa disminución del rendimiento con otras fuentes de energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *