Bali, emblema de la construcción sostenible con sus edificios de bambú


La indonesia isla de Bali es conocida por sus bellísimos y abundantes corales, pero ahora tiene otro atractivo: las casas de bambú. Y no, no hablamos de unas cuantas chocitas en plan turístico para hacerse cuatro fotos sino de una auténtica revolución verde que ha transformado la isla en un ejemplo de construcción sostenible.

Es sabida la ventaja ecológica del bambú frente a la madera por su rápido crecimiento, entre otras razones. A estas alturas, a nadie le extraña ya ver hasta dónde puede llegar el diseño de muebles y accesorios con este material, pero lo que ya no es tan conocida es su gran versatilidad como elemento de la construcción.

Los expertos del sector lo definen como un material barato, ligero y más sólido que el mismísimo acero. No en vano, el bambú tiene una impresionante resistencia al peso y se utiliza por aquellos lares para construir hasta andamios o edificios que han de tener usos públicos o de residencia similares a los tradicionales de hormigón y acero.

Muy al contrario de lo que muchos creíamos, es un material fuerte, que casi podría competir en con la casita de ladrillo del cuento de los tres cerditos. Tanto es así que de bambú son algunas de las casas más lujosas de Bali, empresas, una escuela o, desde su reciente inauguración, una fábrica de chocolate de tres pisos que, además, se produce chocolate de forma orgánica.

Zonas residenciales con hogares de bambú, la fábrica y la escuela forman el llamado Triángulo de bambú, evocando de forma consciente a uno de los ecosistemas más ricos del mundo: los famosos arrecifes balineses, que atesoran los maravillosos corales que forman parte del archiconocido Triángulo de Coral.

Pero no todo son ventajas con el bambú: necesita tratamientos especiales para protegerse de los elementos, como la lluvia. Conforme éstos avancen, más cerca estará el bambú de convertirse en un material tan confiable como sostenible. Eso sí, el tratamiento ha de ser ecoamigable, y precisamente ahí está el reto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *