Cars 2 defiende los biocombustibles

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Las películas infantiles suelen tener un mensaje de fondo. En realidad, son fábulas modernizadas, adptadas al nuevo lenguaje audiovisual, más ágil. Y las ideas que contienen las tramas calan hondo en el pensamiento de los niños. Por eso hay que felicitar a los guionistas de la nueva película de la productora Pixar, la segunda entrega de la saga, Cars 2.

Los niños que vean ahora la película Cars 2 serán los adultos que dentro de veinte, treinta, cuarenta años decidan qué medio de transporte van a usar en sus vidas. Y, sobre todo, qué combustible van a elegir para moverlo. Pueden decantarse por combustibles ecológicos o por derivados del petróleo. Y el mesaje que lanza Cars 2 está meridianamente claro a este respecto: el futuro es de los biocombustibles. Y de los niños que ahora ven la película.

En la trama de Cars 2, que bebe de las clásicas películas de espías, al más puro estilo James Bond, están muy presentes los combustibles ecológicos, así como un grupo de presión (los malos de la película) que quiere que se continúe usando el combustible más contaminante, sin importarle las negativas repercusiones que tendrá en todo el mundo. ¡Cómo se parece a la vida real, aunque sean dibujos animados!

El biocarburante que aparece en la película se llama allinol (esto sí es ficción) y los malvados de la película tratan de desprestigiarlo. El nuevo carburante ecológico ha sido inventado por un magnate del petróleo arrepentido y reconvertido en defensor de las energías renovables. Para promocionar este nuevo biocombustible, organiza las carreras en las que participarán el protagonista Rayo McQueen y sus amigos. Además, en Cars 2 también aparecen algunos coches eléctricos.

John Lasseter, codirector de la película, estudió a las grandes compañías petroleras y decidió incluir un combustible alternativo en la nueva entrega de la saga. Además, defiende otras energías renovables, como la solar, como medio de propulsión de los coches. ¿Por qué no se hace? Después de todo, parece que una película aparentemente dirigida al público infantil quizá abra los ojos a más de uno en este asunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *