Desechos de la industria del vino para producir hidrógeno


Una de las materias primas para generar energía más sostenible y ecológica es cualquier resto no aprovechable de la agricultura. Se usan, para producir biocombustibles que sustituyan a los derivados del petróleo o biogás, diversos desechos de la industria agroalimentaria.

Países vinícolas como España, Italia y Francia, en Europa, o Argentina, Chile y México, en América, pueden aprovechar los restos de las uvas que se utilizan para elaborar el vino. En el caso concreto de España, más del 14% de la superficie agrícola está cubierta de vides. Así, aprovechar estos restos de uva para producir biocombustible es una gran oportunidad.

La iniciativa parte de una investigación de la Universidad de Castilla-La Mancha, dirigida por los profesores Juan José Hernández y Magín Lapuerta. La idea es usar la materia orgánica originada por el orujo de la uva, una sustancia de desecho que se origina tras exprimir la uva para sacar el zumo con el que se elaborará el vino. Un estudio afirma que estos residuos cumplen con los requisitos necesarios para lograr la obtención de hidrógeno a partir de su gasificación.

La prueba ha sido realizada por los investigadores en una planta piloto de gasificación de Ciudad Real. Han colaborado la Escuela Superior Técnica de Ingenieros Industriales de la ciudad y el Instituto de Energías Renovables de Albacete.

La biomasa activa la economía y crea empleo

Esta forma de generar energía tiene algunas ventajas. La primera y principal, que se aprovechan residuos en vez de materia prima química para obtener hidrógeno. Este proceso, si se combina con otras renovables, originará un proyecto sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Con todo, la investigación tiene que continuar, pero este tipo de biomasa a partir de desechos agrícolas, en este caso, de la vid, puede tener gran proyección de futuro, creando empleo y activando la economía.

Por otra parte, el hidrógeno puede ser una de las energías del futuro, sustituyendo a los combustibles fósiles y otros usos y logrando un medio ambiente con menos contaminación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *