El horno solar de Odeillo, en Francia

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Recorriendo los Pirineos, en la frontera entre Francia y España, en el lado francés, el viajero puede encontrar un extraño y futurista edificio. Es el gran horno solar de Odeillo, que alberga un centro francés de investigaciones sobre energía solar. Se ubica en la comuna de Font-Romeu-Odeillo-Via, en el departamento de Pirineos Orientales.

El horno solar de Odeillo es uno de los más grandes del mundo, quizá sólo comparable con uno similar que se encuentra en Taskent, Uzbekistán. Cuenta con una potencia térmica de 1 GW. Pero su importancia radica, sobre todo, en que es uno de los más importantes centros de investigación acerca de la concentración de la radiación solar y sobre el comportamiento de materiales sometidos a temperatura extremas.

Este gran horno solar supera en tamaño al mítico Arco del Triunfo de París. Tiene 9.600 espejos que reflejan los rayos del Sol y los concentran en un punto. Con ello, se consiguen temperaturas superiores a los 3.000 ºC. El centro de Odeillo se dedica, entre otras cosas, al estudio de materiales cerámicos y, en concreto, a comprobar su respuesta ante tan altas temperaturas.

Fue en 1949 cuando se construyó el primer horno solar en Francia, en la localidad de Mont-Louis. Basándose en éste, y teniendo en cuenta lo aprendido, se construyó el horno solar de Odeillo. Se tardaron seis años en acabarlo, desde 1962 hasta 1968. En 1970 se puso en funcionamiento.

Diferentes usos a lo largo de su historia


Al principio, se investigaba, sobre todo, cómo fundir materiales de un modo puro. Pero, desde 1973, cuando ocurrió la primera crisis mundial del petróleo, los investigadores concentraron sus esfuerzos en convertir la energía solar en electricidad. Se llegó a construir la central solar Themis, que funcionó desde 1982 hasta 1986.

En los últimos tiempos, de nuevo se ha recuperado la investigación energética y medioambiental: se estudian materiales, sistemas de producción de electricidad, métodos de extracción de hidrógeno a través del calor solar y, también, métodos de recuperación de residuos.

El horno se compone de algunas filas de espejos orientables que recogen los rayos solares y los reflejan hacia una segunda serie de espejos concentradores que forman la enorme parábola del edificio principal. Desde allí, los rayos se dirigen hacia una superficie circular de cuarenta centímetros de diámetro. Este sistema es equivalente a concentrar la energía de 10.000 soles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *