El primer proyecto de Desertec generará 160 MW

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Europa quiere apoyar la energía renovable proveniente del Sol generada en el norte de África. Se trata del primer proyecto del consorcio Desertec, en el que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) va a invertir 300 millones de euros.

En concreto, Europa apoya la instalación de un gran parque solar en Ouarzazate, Marruecos. Será el primer gran proyecto de energía solar en el norte de África. El parque solar será construido por la empresa española Acciona y contará con una potencia máxima de 160 MW en su primera fase.

El acuerdo de financiación supone más del 50% del coste total del proyecto. El proyecto, que se ubicará a las puertas del desierto del Sahara, a los pies del Atlas, cuenta con el respaldo de la Agencia de Desarrollo de Francia (AFD), el KfW Entwicklungsbank (KfW) alemán y la agencia marroquí MASEN. Según Acciona, la construcción y puesta en marcha de la central se llevará a cabo en 28 meses.

El Vicepresidente del BEI, Philippe de Fontaine Vive, ha asegurado que la institución se enorgullece de contribuir tanto a la financiación de este proyecto como de aportar la experiencia técnica en relación con las energías renovables. Esta fase que se desarrollará en Ouarzazate es un primer pero enorme paso para el éxito del Plan Solar Mediterráneo.

20 GW de renovables para 2020

La primera fase del complejo solar de Ouarzazate consiste en la construcción de una planta termosolar de tecnología cilindro-parabólica de entre 125 y 160 MW de potencia. Además, contará con una capacidad de almacenamiento de energía de, al menos, tres horas. El proyecto se encuentra dentro del Plan Solar de Marruecos y el más grande del Plan Solar Mediterráneo, que tiene como objetivo producir 20 GW a partir de fuentes renovables para el año 2020.

Cuando se acaben las obras, el parque solar de Ouarzazate será uno de los más grandes del mundo. Tendrá una potencia instalada de 500 MW, energía suficiente para proveer a una ciudad de millón y medio de habitantes. Sólo con la primera fase funcionando, evitará la emisión de 110.000 toneladas de dióxido de carbono al año. Una mayor seguridad energética para Marruecos, la creación de empleo y el desarrollo de una industria solar local son otras de sus ventajas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *