Energía solar para viajes espaciales

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La NASA consiguió desplegar una vela solar en un minúsculo satélite que gira alrededor de la Tierra. De este modo, el ingenio espacial se desplaza con la fuerza que proporciona una fuente de energía renovable, sin necesitar combustibles fósiles. Ingenieros de la NASA pusieron en órbita, en 2011, un nanosatélite llamado NanoSail-D (nanovela), un polímero de 100 metros cuadrados que funciona como una vela.

Hay que señalar que, de momento, este sistema sirve para que el satélite se mantenga en órbita, pero no se ha conseguido todavía la propulsión de una nave sólo con energía solar.

En 2010, la sonda Ikaros estaba parcialmente impulsada por una vela de 20 metros de lado. Pero el hito de la propulsión completa por energía solar podría llegar antes de lo esperado: hay previsto un nuevo lanzamiento para 2020 que tratará de demostrar que la tecnología es viable y fiable.

En cualquier caso, el funcionamiento del NanoSail-D es un logro increíble. Esta pequeña nave espacial logró desplegar su vela a 650 kilómetros de altitud sobre la Tierra. Es la primera vela solar que ha dado la vuelta al planeta.

Seguimiento desde tierra

La NanoSail–D viajó hasta el espacio en una nave nodriza, el satélite FASTSAT (Satélite de Ciencia y Tecnología Rápida y Asequible, por sus siglas en inglés), que fue lanzado en noviembre de 2010. Cuando estaba a la altitud apropiada, un resorte empujó la sonda, que tiene el tamaño de una caja de zapatos, hacia una órbita propia con espacio para desplegar la vela.

Desde allí arriba, la NanoSail-D mandó señales a la Tierra (mientras duraron sus baterías) y cualquier radioaficionado pudo seguir su evolución en la frecuencia 437.270 MHz.

NanoSail-D está diseñado para mantener una órbita terrestre baja entre 70 y 120 días. Todo dependerá de las condiciones atmosféricas. Este experimento podría conducir a nuevos avances de una propulsión alternativa, renovable y limpia. Explorar el espacio exterior no tiene que suponer contaminar el planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *