España espera el nuevo marco regulatorio de la eólica


Quizá, después de todo, el Gobierno español quiera salvar a la industria eólica. Quizá ha aprendido la lección de lo que ha ocurrido con la solar, que, tras el boom de los primeros años, cayó en un desastroso declive económico. Porque el Ministerio de Industria de España prepara, desde hace tiempo (ya le está costando, alterando los nervios del sector) una regulación que consolide el enorme desarrollo que la energía eólica ha tenido en España.

Estos últimos años, la industria eólica española ha cosechado un gran éxito tanto dentro como fuera de sus fronteras. La experiencia adquirida durante todos estos años es un valor añadido. Sólo falta un marco regulatorio favorable para que la industria eólica se recupere del bache en el que está inmerso y se convierta en un motor de desarrollo y económico, ejemplo de superación de la crisis y creador de empleo.

Al menos, así lo ha señalado el secretario de Estado de Energía, Fabrizio Hernández, en la Convención Eólica 2011. También ha afirmado que el Plan de Energías Renovables 2005-2010 ha supuesto una fase de lanzamiento para la eólica y que, en la nueva regulación, se desarrollarán aspectos como la integración de esta fuente de energía en el sistema eléctrico y el impulso a la I+D (investigación y desarrollo), para la que se reservará un cupo de 160 megavatios (MW) experimentales.

Ha reconocido el secretario que es un momento clave y que se encuentran inmersos en la fase final de elaboración de normas que serán importantísimas para el futuro del sector. El nuevo marco de apoyo retributivo debe aprender de lo que se ha hecho bien: aportar una regulación visible, estable y predecible. En definitiva, y como lleva pidiendo el propio sector desde hace tiempo, acabar con la incertidumbre regulatoria.

Para Hernández, la energía eólica es, dentro de las renovables, la que está más cerca del umbral de competitividad. Por tanto, si en la próxima década se siguen produciendo avances tecnológicos que reduzcan el coste económico de esta fuente de generación, será más barata que la energía convencional. España es el cuarto país del mundo con mayor potencia eólica, sólo por detrás de China, Estados Unidos y Alemania.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *