Etanol geotermal de Islandia para los coches europeos


Europa consume mucha energía. Y, cuando se comiencen a usar masivamente los vehículos eléctricos (esperemos que sea más pronto que tarde), aún necesitará más energía. En otras palabras, se necesitan desarrollar más fuentes de energía limpias y renovables que alimenten toda esa demanda.

Gobiernos y empresas buscan esas fuentes energéticas alternativas. Por otra parte, el petróleo se acabará y, en parte, se encuentra en zonas del mundo política y socialmente inestables. La solución puede estar en Islandia.

Islandia es casi del todo autosuficiente energéticamente. La energía geotérmica cubre el 66% de la demanda de energía de la isla; la hidroeléctrica, el 15%. Así, sólo importan petróleo para los coches, motos y camiones: un 19% del total de su mix energético.

Las fuentes primarias principales de Islandia, la geotérmica y la hidroeléctrica, son renovables. Si se excluyen los vehículos, toda la electricidad producida en Islandia procede de fuentes renovables.

Pero Islandia quiere ir un paso más allá y vender su energía procedente de la geotermia. La empresa CRI (Carbon Recycling Iceland) ha llegado a un acuerdo con la petrolera holandesa Argos para vender metanol renovable producido a partir de agua, electricidad renovable y dióxido de carbono. La empresa petrolera, por su parte, mezclará el metanol con gasolina normal. No es un combustible cien por cien ecológico, pero sí menos contaminante.

Vulcanol, ¿la nueva gasolina?


Este compuesto se llama Vulcanol. Contiene dióxido de carbono (CO2) y procede de la planta geotermal HS Orka, situada a 50 kilómetros de la capital, Reykjavik. La empresa asegura que es lo que sobra de la producción nacional.

Este metanol renovable, en el proceso de producción, atrapa el CO2, pero, luego, queda liberado al quemarse en los vehículos que lo usan. En todo caso, un 30% menos que la gasolina convencional.

Cada año, se consumen en el mundo 20 millones de toneladas de etanol como combustible. Sólo una pequeña parte procede de fuentes renovables. En Europa, el 5% procede de este tipo de energías, sobre todo, biocombustibles, parte de ellos, procedentes de cosechas que podrían dedicarse a alimentos. El etanol geotermal islandés no compite con los alimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *