Francia ayudará a la energía solar fabricada en Europa


Si de verdad se quiere activar la economía mientras se protege el medio ambiente, los Estados deben invertir y ayudar al desarrollo de las energías limpias y renovables. Es lo que pretende el Gobierno de Francia con un nuevo decreto que está preparando.

Este decreto, que se encuentra en fase de redacción, quiere establecer una prima del 10% para la venta de electricidad fotovoltaica siempre que esté generada con placas solares fabricadas en Europa. La medida, sin duda, tiene un carácter proteccionista y busca que la industria fotovoltaica europea pueda competir con las importaciones provenientes de Asia, en especial, las de China.

El Ministerio de Ecología quiere tener preparado el decreto para que pueda ser aprobado en abril. La elaboración está basándose en el modelo que ya existe en Italia desde el pasado año. La titular de Ecología, Nathalie Kosciusko-Morizet, ha justificado la medida para producir electricidad renovable al tiempo que se crean empleos en Francia. Y en otras partes de Europa, cabría añadir.

La bonificación para la energía obtenida con equipamientos fabricados en, al menos, un 60% en la Unión Europea será respecto al precio al que la empresa nacional Electricité de France (EDF) tiene obligación de adquirir la electricidad solar. Esta tarifa está disminuyendo en los últimos tiempos en cada revisión trimestral, ante los numerosos proyectos para nuevas instalaciones que se llevan a cabo.

Según las cifras oficiales, en septiembre de 2011, había en Francia una capacidad de producción fotovoltaica de 2.300 megavatios (MW), que podrían haber crecido hasta los 2.800 a finales de ese mismo año. El ritmo de incremento ronda, en la actualidad, los 150 megavatios suplementarios por trimestre.

Una situación bien distinta a la que se está produciendo en España, donde las nuevas instalaciones fotovoltaicas están detenidas debido a la suspensión de primas que aprobó el ministro de Industria, José Manuel Soria, lo que ha paralizado el sector y casi lo condena a muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *