Hidrógeno en lugar de gas o petróleo


El hidrógeno podría ser un futuro sustituto del petróleo y el gas, pero todavía se está buscando cómo hacerlo de un modo eficiente. Actualmente, por ejemplo, además de conseguirse fabricar hidrógeno con energía eólica, una opción todavía en pruebas realizada por la central alemana Power-to-gas (P2G), científicos rusos intentan obtenerlo mediante la ya conocida vía fotosintética.

Los logros se enmarcan dentro de la constante búsqueda de nuevas fuentes de energía renovable que permitan decir adiós a los combustibles fósiles. No en vano, el hidrógeno es una de las posibilidades que más expectativas despiertan.

Por un lado, la P2G, instalada al este de Alemania, ha inyectado esta semana por primera vez hidrógeno en el sistema de gas natural para comprobar su funcionamiento con eólica. Y lo ha hecho con éxito, produciendo 160 metros cúbicos de hidrógeno que se inyectaron en el sistema de distribución de gas, cumpliendo todos los pasos del proceso, desde la recepción eléctrica hasta la misma inyección de hidrógeno en la red.

Hidrógeno a partir de algas

Por otro lado, si bien teóricamente es posible obtener hidrógeno a través de la fotosíntesis, ha de desarrollarse un método fotobiológico de fusión de hidrógeno capaz de alcanzar la producción necesaria. O, en todo caso, demostrar que los métodos existentes son capaces de llegar a ellos, sin olvidar que sería necesario desarrollar la tecnología que permita su producción a nivel comercial.

Expertos suecos y rusos han dado un gran paso en este sentido, demostrando que el hidrógeno creado a partir de algas verdes se puede obtener con gran eficacia, a pesar del escepticismo de muchos científicos que fracasaron en intentos similares.


En concreto, han sido investigadores de la Universidad de Upsala (Suecia) y de la Facultad de Biología de la Universidad Lomonósov de Moscú quienes hacen albergar esperanzas al respecto. Un optimismo que, lógicamente, ellos mismos mantienen intacto, si bien la eficiencia sigue siendo un escollo importante, entre otros, tal y como afirma la científica rusa del proyecto, Aliona Vólgushevauna:

El hidrógeno es el combustible más prometedor, ecológico y limpio, ya que el único producto de combustión para este gas es el agua. Las microalgas verdes pueden producir H2 utilizando recursos inagotables: agua y energía solar, pero aún hemos de resolver el bajo costo de producción, así como el almacenamiento y transporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *