La UE penaliza los paneles solares chinos con fuertes impuestos provisionales


Bruselas tenía la misión de investigar el presunto dumping de paneles solares procedentes de China, y el veredicto no está siendo nada favorable para el gigante amarillo. A falta de concluir la investigación, la competencia desleal china a la que Estados Unidos ya respondió con fuertes aranceles empieza a imitarse ahora desde la Unión Europea.

Así, la investigación antidumping llevada a cabo a partir de una denuncia presentada por la asociación sectorial EU ProSun sigue su curso, si bien está en sus últimas fases. Pero ya ha empezado a dar sus frutos, amargos para China y, por el contrario, muy dulces para los fabricantes europeos.

La Comisión Europea considera que existen pruebas suficientes de dumping (precio por debajo de los costes de fabricación) gracias a subvenciones públicas, causando un tremendo perjuicio a la industria europea del sector. Como consecuencia, por lo tanto, se ha aprobado esta semana imponer un fuerte recargo a las importaciones chinas de este producto.

Un recargo del 47%

Se prevé que la decisión entre en vigor a partir del 5 de junio próximo, tras debatirla expertos de los Veintisiete el próximo 15 de mayo, si bien sus conclusiones no son vinculantes.

El recargo será de un 47 por ciento de media, pero todavía es una sanción provisional mientras el Ejecutivo comunitario concluye su investigación en los próximos diez meses. Cuando ésta termine, entonces sí, los Veintisiete decidirán cuáles han de ser las sanciones definitivas impuestas.


Recordemos que todo comenzó con la debacle de Q-Cells, empresa solar líder en Occidente que cayó a consecuencia de los precios chinos, contra los que era imposible competir. Por su parte, China sufrirá un duro golpe en el sector, aunque éste ya estaba sufriendo grandes pérdidas por la fuerte caída de los precios. A nivel de política estratégica, el país asiático muy probablemente tendrá que ir pensando en abandonar la idea de ser creadores de tecnología líderes a nivel mundial, al menos en el sector de la energía solar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *