Los recursos geotérmicos de China son miles de veces superiores al consumo anual de energía en el país

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los recursos chinos de energía geotérmica son tales que dan un susto al miedo, como diría mi abuelo. Las cifras son mareantes, pues según los cálculos oficiales dados a conocer, ascienden a 860 billones de toneladas equivalentes de carbón, un volumen 260.000 veces mayor que el actual consumo anual de energía en el país.

Estas cifras son los datos estadísticos más recientes publicados por el Ministerio de Tierras y Recursos, y se reflejan una situación mucho más esperanzadora a lo conocido con anterioridad. De hecho, el Gobierno ya ha avanzado que explotar estos recursos supondría un increíble ahorro de emisiones de gases de efecto invernadero.

Esta última evaluación de recursos de energía geotérmica se basa en un estudio centrado en las posibilidades de explotación a una profundidad de entre 3.000 y 10.000 metros en un total de 287 ciudades, 12 cuencas sedimentarias y 2.562 manantiales termales. Portavoces ministeriales añadieron, además, que los recursos geotérmicos de menor profundidad se añaden a las 9.500 millones de toneladas equivalentes de carbón, ofreciendo un balance anual de alredor de 350 millones de toneladas equivalentes de carbón.

Estos resultados de una prospección demuestran el gran futuro de la energía geotérmica no sólo en este país asiático, sino en el mundo entero. Dentro de esta línea optimista, se han sucedido declaraciones gubernamentales que todavía son deseos sin concretar, pero que ya suponen un gran paso para el todavía incipiente desarrollo de la geotermia. En concreto, el gobienro ha afirmado que si los recursos poco profundos se utilizan eficazmente, China ahorraría 250 millones de toneladas de carbón estándar y reducir las emisiones de dióxido de carbono la friolera de 500 millones de toneladas. Siendo rica en recursos de energía geotérmica, la gran tarea de China, ahora, es conseguir desarrollarlos y utilizarlos, un gran reto que todavía precisa de muchos, ingentes esfuerzos para llevarse a cabo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *