Mancomunidad para el desarrollo de una central de biomasa en Barcelona

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Ya hemos hablado alguna vez sobre cooperativas de energía renovable. En especial, se crean cooperativas para compartir la energía solar. Pero también se pueden formar para aprovechar otro tipo de energía renovable, como la biomasa.

Es lo que ha ocurrido en Barcelona. En este caso no son los ciudadanos los que se unen directamente, sino que lo hacen los municipios de una zona, que han creado una mancomunidad para impulsar el desarrollo de una planta de biomasa en la comarca del Berguedà. Son siete municipios que van a analizar los factores técnicos y de rendimiento económico para ubicar la central, así como la mejor manera de financiar las obras.

Como otras plantas de biomasa en Cataluña, la de la comarca del Berguedà no se ha librado de la polémica. Hay plataformas contrarias a su construcción: algunos grupos ecologistas, empresarios turísticos e incluso médicos. Señalan que este tipo de centrales también emiten peligrosos gases contaminantes.

Berga, Bagà, Cercs, La Pobla de Lillet, Saldes, Gósol y Gisclareny son las siete localidades que forman parte de la mancomunidad para la creación de una planta de cogeneración con biomasa. Según una nota de prensa del Ayuntamiento de Berga, esta unión les permitirá trabajar conjuntamente para analizar los factores técnicos y de rendimiento económico que han de determinar dónde ubicar la central y la manera de financiar las obras.

El cese de la actividad minera en la comarca en 2007 y el de la central térmica de Cercs (en la imagen), considerada una de las más contaminantes de España, ocurrido este año, obligan a buscar alternativas económicas y de empleo. El aprovechamiento energético de la masa forestal de la zona aparece como la mejor situada. La Federació d’Indústria de CCOO de Catalunya ha manifestado su apoyo a la planta de biomasa.

El proyecto quiere aprovechar las instalaciones y la infraestructura eléctrica de la antigua térmica y crear hasta veinte puestos de trabajo por megavatio producido, lo que permitiría recolocar a los trabajadores de dicha planta y añadir algunos más. ¿No tendrían que tomar nota los responsables políticos en León y Asturias?

Con el proyecto no se busca conseguir una producción eléctrica del mismo nivel que lo que producía la central térmica de Cercs, sino adecuar la generación de electricidad y calor a la capacidad de la comarca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *