Sujeción de aerogeneradores marinos con plataformas flotantes


La energía eólica ubicada en el mar tiene algunas ventajas (hay más viento, no estropea el paisaje natural), pero también desventajas. Una de las principales, que los aerogeneradores se deben fijar al lecho marino, un proceso caro y difícil de llevar a cabo. Por ello, La empresa Iberdrola está desarrollando otros métodos para ubicar los molinos en el mar.

La compañía eléctrica está trabajando en la cimentación flotante para aerogeneradores marinos (y también para transportarlas hasta el mar). En el Centro de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo (Cehipar), se prueba la nueva tecnología. Según la empresa, las infraestructuras flotantes son una solución perfecta para países con mucha costa como España.

En el Cehipar se simulan las condiciones que se dan en el mar, condiciones que pueden llegar a ser muy extremas. Es un lugar diseñado especialmente para poner a prueba estas tecnologías (y muchas otras) y mostrar los avances obtenidos en Ocean Lider y Flottek, que así se llaman los proyectos de Iberdrola que tienen como objetivo demostrar la viabilidad del nuevo sistema para instalar parques offshore en aguas con una profundidad a partir de sesenta metros.

Las pruebas se realizan con dos diseños de cimentaciones flotantes para molinos de 2 y 5 MW de potencia unitaria, pero a escala reducida (1:35 y 1:40, respectivamente). El día 29 de noviembre se realizó una demostración de la tecnología. En dicha demostración, los aerogeneradores soportaban olas mayores que las provocadas por el tsunami en Fukushima. Se comprobó la resistencia ante olas de hasta 31 metros de altura.

Tecnología escalable

El sistema consta de una plataforma sobre la que se instala el aerogenerador y cuatro pontonas (plataformas flotantes). Cada una de estas pontonas incorpora dos líneas de fondeo, de acero. Para transportar las turbinas, la compañía prueba dos sistemas. Uno consiste en hacerlo a través de una barcaza. El otro, en un mecanismo de flotadores reutilizable que parece estar siendo especialmente adecuado para aerogeneradores de 5 MW de potencia, aunque se podría escalar a molinos mayores de 8 o 10 MW.

Además, las nuevas tecnologías son económicamente muy competitivas. Iberdrola, una vez hechas las pruebas en tierra, trasladará el proyecto al mar, si todo va bien, hacia finales de 2013. Para Iberdrola, esta tecnología es la solución técnica con más posibilidades para países como España, pues sus costas son bastante profundas. Además, si los parque eólicos marinos se alejan de la costa, el rechazo social es menor o, incluso, desaparece por completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *