Usar tierrras degradadas para producir biocombustibles


El debate sobre los biocombustibles continúa. Para elaborarlos, se necesitan tierras para cultivar las plantas adecuadas. Sustituir cultivos alimentarios por cultivos para producir biocombustibles es una aberración moral. Por ello, en algunos lugares se están aprovechando tierras degradas que, hasta ahora, eran improductivas.

Nunca hay que perder de vista, en todo caso, que los biocombustibles compiten con otros usos del suelo, como la alimentación y la producción de otras materias primas, como el algodón. La demanda de biocombustibles crece y la competencia se acentúa. Hay que llegar a un equilibrio justo.

Para afrontar esta problemática, algunas organizaciones, como la propia ONU desde su departamento UN-coordinated Global Bioenergy Partnership, pide el uso de tierras degradadas para la producción de biocombustibles.

Las tierras degradadas se pueden usar para otros fines, como la reforestación. Hay 150 millones de hectáreas de bosques y tierras degradadas que se pueden recuperar de aquí a 2020. Además, los expertos recomiendan no usar las tierras para un sólo uso, sino cultivar alimentos y fibras textiles en los mismos lugares donde se cultiva para producir biocombustibles. De este modo, se puede financiar la necesaria restauración.

Qué son tierras degradadas


Pero, ¿qué es una tierra degradadas? No es fácil dilucidarlo. Suelos que son inservibles para empresas agrícolas o Gobiernos, pueden ser muy útil para los pastores. Las tierras secas pueden ser ricas en biodiversidad. Además, hay que tener en cuenta el significado cultural y social. Hay que tener en cuenta, por tanto, todas estas cuestiones y elegir las más apropiadas para la producción de biocombustibles.

La UICN (Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza) trabaja en un proyecto que reúne a expertos de diferentes disciplinas para elaborar un marco que ayude a identificar esas áreas prioritarias en paisajes degradados para impulsar la inversión. La Comisión Europea ha manifestado su interés en este marco y podría incorporarlo a su Directiva de Energías Renovables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *