Almacenar la energía eólica bajo el mar


Hay algunos factores intrínsecos que frenan las energías renovables. Principalmente el alto coste en inversión que requiere (compensado con creces por su beneficios ambientales e, incluso, en el largo plazo, económicos) y que no existan aún tecnologías eficientes de almacenamiento, ya que, al tratarse de fuentes de energía intermitentes, sin un buen almacenamiento no se puede disponer de la energía siempre que se necesita.

Por ello, se están desarrollando muchos proyectos de investigación en todo el mundo que buscan rebajar los costes, al tiempo que se aumenta la eficiencia en la capacidad de almacenamiento. En este sentido, la Universidad de Nottingham ha presentado un novedoso sistema de generación eólica más barato que el resto de sistemas que existen en la actualidad en el mercado.

El sistema utiliza una estructura de instalación marina formada por bombas de aire, bolsas de almacenamiento ancladas en el fondo del mar y una serie de turbinas eólicas de mayor tamaño que las convencionales. Llevan trabajando en este proyecto bautizado como Sistema Integrado de Aire Comprimido y Energías Renovables (ICARE) desde 2006, y cuenta con el apoyo del Gobierno británico. Además, colabora en el proyecto la empresa Nimrod Energy LTD.

Según los responsables del proyecto, la clave se encuentra en el tamaño de las turbinas, que son de hasta 230 metros de diámetro, es decir, mucho mayores que las convencionales, de modo que logra una mayor eficiencia en la producción energética con un coste menor.

Así, el sistema puede llegar a producir 1 Mwh de energía con una inversión de 10.000 libras esterlinas, una tarifa inferior a la de la energía hidroeléctrica por bombeo, hasta la fecha el sistema más rentable. De momento, la gran empresa energética EON se ha sumado al proyecto y ya ha invertido 300.000 euros, además de ofrecer las infraestructuras necesarias para llevar a cabo las primeras pruebas.

El gran objetivo de Nimrod Energy LTD es instalar este sistema en toda la costa del Reino Unido durante los próximos quince años, generando el 25% de la energía eólica marina. En principio, parece que el Gobierno británico apoya totalmente este proyecto. Otros países, como Italia o Francia, siguen muy de cerca las pruebas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *