Si China invierte en renovables, todo el mundo se beneficia

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Es cierto que China, como Estados Unidos o la India, no ha ratificado el Protocolo de Kioto. Hablando claro, no quiere sentirse obligada como nación a responder a la comunidad internacional. Al fin y al cabo, no olvidemos que China es una dictadura. Es un país que está creciendo económicamente y seguirá haciéndolo en los próximos años, según las previsiones, y es una economía que depende del carbón. Pero, aun con todo lo anterior, no significa que, por otra parte, no esté invirtiendo en energías renovables. Dicho de otra forma, que no esté obligada a hacerlo (por el Protocolo de Kioto) no significa que no lo haga (por propia iniciativa).

Efectivamente es lo que está haciendo China: invirtiendo con decisión en proyectos de energía renovable. Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), el gigante asiático va a instalar, durante los próximos diez años, una capacidad energética procedente del viento y el Sol equivalente a 180 reactores nucleares.

Fatih Birol, economista jefe de la AIE, ha señalado, así mismo, que uno de cada dos de los coches híbridos o coches propulsados ​​con gas natural o electricidad será vendido en China en los próximos veinte años. Todo ello, sin firmar el acuerdo climático vinculante.

China va a instalar 180 gigavatios (GW) de capacidad eólica y energía solar para el año 2020. Esta capacidad energética es igual a la desarrollada por el resto del mundo durante los últimos cuarenta años. China ha empezado tarde a preocuparse por el medio ambiente, pero parece que quiere recuperar el tiempo perdido.

Por otra parte, el país vive un buen momento económico en una situación de crisis mundial, y será responsable de un tercio del crecimiento de la demanda mundial de energía entre 2009 y 2035, según las estimaciones. Actualmente tiene una capacidad de energía eólica de 42 GW y una capacidad de energía solar de 1 GW.

Mucha inversión, pero también mucho consumo

La AIE espera que la demanda de electricidad de China crezca una media anual del 4% hasta llegar a los 9.000 teravatios hora en 2035. Esto es 18 veces el consumo de un país como Francia y el triple de los niveles de consumo de la propia China en 2009.

Toda esta inversión en renovables junto al crecimiento de la demanda energética y de la economía en general va a producir una gran reducción del coste de las turbinas eólicas y de los paneles fotovoltaicos. Y ésta es una buena noticia para China y el resto del mundo. Significa que las energías limpias serán más rentables y podrán competir con los combustibles fósiles.

Con todo, la AIE espera que la capacidad de energía renovable de China, en porcentaje, se mantenga por debajo de la de América Latina, la Unión Europea, la India o los Estados Unidos en 2035. En la actualidad, China es el mayor consumidor mundial de energía y se prevé que consuma casi un 70% más que Estados Unidos en 2035.

Ante el fracaso de la Cumbre de Durban, donde lo único que se ha conseguido es salvar un desfasado Protocolo de Kioto, la única esperanza es confiar en la responsabilidad de los mandatarios aunque no estén obligados por ningún tratado. Que no se haya llegado a ningún acuerdo internacional para frenar el cambio climático no significa que cada país intente reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y luche así contra el cambio climático, para detener la subida del nivel del mar, las tormentas extremas y destructoras y las malas cosechas, entre otras muchas terribles consecuencias.

Los Estados Unidos y China son responsables de casi la mitad de las emisiones de CO2 del mundo. Ninguno ha firmado el Protocolo de Kioto. Pero China está invirtiendo en renovables como ningún otro país del mundo, un país con una población de 1,3 mil millones, el mayor consumidor mundial de energía y en camino de convertirse en el mayor importador mundial de petróleo para el 2035. Que China trate de desarrollar las renovables es una buena noticia para todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *