Japón vuelve a apostar fuerte por la energía nuclear

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Japón no se duerme en los laureles con la energía renovable, pero también apuesta con fuerza por la energía nuclear. Lejos de dar un adiós definitivo a las plantas nucleares, fuente de esta controvertida energía, se anuncia la reapertura de los reactores que fueron cerrados tras el terrible accidente de Fukushima.

La reapertura ha sido anunciada hoy por el primer ministro japonés, Shinzo Abe. Según los planes gubernamentales, todas plantas nucleares inactivas volverán a su funcionamiento normal a finales de este año. En concreto, se reactivarán medio centenar de reactores que fueron detenidos tras el desastre de la planta de Fukushima Daiichi a consecuencia del virulento tsunami ocurrido en marzo del 2011.

A raíz de aquella catástrofe, el gobierno de Yoshihiko Noda se comprometió a llevar a cabo un plan de retirada progresiva de la producción nuclear en las próximas tres décadas, pero la posterior victoria conservadora ha cambiado mucho las cosas. Hasta tal punto lo ha hecho que la intención está siendo justo la opuesta: apostar claramente por ella.

Así, sin dejar de invertirse en energías renovables, también se vuelve con decisión a la energía nuclear, a pesar del riesgo que conlleva para la salud de la población y de cara a un posible episodio como el vivido a consecuencia del maremoto.

Una medida impopular

Tras varios meses de inactividad nuclear, en junio del año pasado ya se activaron dos reactores de la prefectura de Fukui, y aquello fue sólo el principio, a tenor de lo dicho ahora por el primer ministro.


Lógicamente, después del accidente en Fukushima Daiichi, la popularidad de la energía nuclear está por lo suelos, si bien su funcionamiento se justifica por la necesidad de energía que tiene el país para seguir funcionando.

Según Abe, los nucleares garantizan un suministro estable de energía en todo el país, y al tiempo recuerda que se aplicarán las normas de seguridad más rigurosas, y que éstas serán supervisadas por un organismo de vigilancia independiente. Por último, a modo de consuelo, recuerda que la inversión en renovables persigue reducir esta dependencia de la nuclear. Sólo el tiempo dirá si realmente se camina hacia un futuro verde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *