La geotermia aumenta en todo el mundo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El último informe de la Asociación Internacional de Geotermia (Geothermal Energy Association, GEA) ha señalado que el mercado geotérmico mundial ha crecido de manera sustancial en 2011 y en 2012 y ya suma 11.224 MW de capacidad instalada. El país líder en este tipo de energía limpia y renovable es Estados Unidos.

La GEA ha dado a conocer el informe durante la International Geothermal Energy Showcase 2012, celebrada en Wahington. Según el estudio, en mayo de 2012 la potencia geotérmica instalada en el mundo llega, aproximadamente, a los 11.224 MW. Del total, 3.187 MW se han instalado en Estados Unidos, el país líder en esta tecnología. Pero, por otra parte, la GEA indica que el crecimiento en el conjunto mundial es muy superior al de Estados Unidos.

Para el director ejecutivo de GEA, Karl Gawell, los datos son muy alentadores. Que la energía geotérmica crezca en todo el mundo, una energía que tiene el potencial de reemplazar al carbón y a otras fuentes no renovables en todo el mundo, nos acerca a un mundo más sostenible. Las políticas nacionales de todo el mundo están impulsando el crecimiento en los mercados más fuertes, pero el crecimiento en los Estados Unidos aún se ve obstaculizado por la incertidumbre sobre la política que seguirá el Gobierno.

En otros países, como Turquía, Kenia e Indonesia, las instalaciones geotérmicas atraviesan un momento de expansión. Turquia, por ejemplo, cuenta con 2.000 MW de capacidad instalada y se ha convertido en uno de los mercados más prometedores para el desarrollo de esta tecnología.

De acuerdo con el informe, el incremento de la energía geotérmica en el mundo se debe a la conjunción de varios factores: desde la existencia de un crecimiento económico que busca la sostenibilidad, la electrificación de comunidades rurales y de bajos ingresos, las nuevas tecnologías, el aumento de la preocupación por la seguridad energética y algunas favorables políticas nacionales, como ocurre en Nicaragua e Indonesia.

En Estados Unidos el caso es complejo. Aunque la política gubernamental hace difícil predecir su crecimiento, agencias federales como USTDA, USAID y EXIM, han creado programas para fomentar el crecimiento de este tipo de energía. No sólo en el país, sino también en el exterior. Los incentivos fiscales para esta energía concluyen a finales de 2013. ¿Qué ocurrirá después?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *