Las mineras de Chile se reconvierten a empresas de energía renovable

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El parque de Punta Colorada consta de diez turbinas de 2 MW. Es propiedad de la empresa minera canadiense Barrick Gold, que también tiene la turbina eólica ubicada a mayor altitud del mundo, en mina Veladero, Los Andes, a 4.110 metros de altitud sobre el nivel del mar. Punta Colorada es el proyecto eólico más grande desarrollado por una empresa minera en Chile y ha cumplido seis meses funcionando.

Otra empresa, Los Pelambres (minera de cobre), ha anunciado la construcción de un parque eólico de 115 MW al norte de Santiago de Chile. Se convertirá en el más grande del país sudamericano. Las mineras se pasan al negocio de las energías renovables y limpias.

La energía producida por el parque eólico de Punta Colorada se transfiere al Sistema Interconectado Central de Chile, que genera electricidad para más del 90% de la población del país. Es la primera etapa de un proyecto que quiere llegar hasta los 36 MW.

La instalación eólica se encuentra en la comuna de La Higuera, en la región de Coquimbo, a unos setenta kilómetros al norte de La Serena y a tres kilómetros de la localidad de Punta Colorada. La compañía minera ha invertido en esta instalación setenta millones de dólares.

Por su parte, la multinacional norteamericana Pattern Energy Group acaba de anunciar que ya ha comenzado a construir el parque eólico de El Arrayán, una instalación de 115 megavatios (MW) que, además, será la más grande de todo el país. Las obras durarán dos años. Pattern espera que la instalación eólica empiece a operar comercialmente a principios de 2014 con medio centenar de aerogeneradores Siemens de 2,3 MW.

Durante la fase de construcción del parque se crearán unos doscientos puestos de trabajo. Después, la instalación conservará aproximadamente una quincena de ellos durante la fase de explotación (entre 20 y 25 años). El parque eólico evitará la emisión de más de 300.000 toneladas de dióxido de carbono al año, equivalente a la huella de carbón anual de más de 70.000 chilenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *