Proteger a los niños japoneses de la radiación

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los niños (y las mujeres embarazadas) son los grupos de población que más sufren las consecuencias negativas de desastres como la fuga radiactiva producida tras el accidente de la central nuclear de Fukushima. El Gobierno japonés ha decidido revisar su política respecto a este asunto y va a reducir el nivel máximo de exposición anual a la radiación en niños de 20 a 1 milisievert al año.

Es un anuncio que han aplaudido organizaciones ecologistas y de otro tipo, pero también han querido recordar que, en la actualidad, hay que tomar acciones inmediatas para atender a los menores que ya han sido expuestos a niveles peligrosos de radiación.

Muchos grupos llevan pidiendo desde hace meses que el Gobierno japonés hiciera más estricta la medida de protección en caso de crisis nuclear. El Gobierno ha avanzado en el medio plazo, pero también es necesario un compromiso mayor en el corto plazo, en lo inmediato. Los niveles de radiación en los niños deben estar en el nivel más bajo posible o, incluso, llegar al nivel cero.

El anterior nivel máximo de exposición a la radiación en niños japoneses era similar al establecido para trabajadores del sector nuclear en Alemania, es decir, 20 milisievert por año. Pero, a más largo plazo, se deben establecer límites aún más estrictos para niños y mujeres embarazadas. De hecho, después del accidente de Chernobyl, la Unión Soviética cambio su propio criterio de 5 milisieverts al año como límite de evacuación.

Del mismo modo, es muy importante que las autoridades garanticen que los más pequeños estén protegidos de la exposición a la radiación mediante alimentos, aire y agua, además, claro, de la irradiación directa. En este sentido, se debe eliminar tierra vegetal de los patios de las escuelas, así como trasladar, si es necesario, las escuelas hasta zonas donde los niveles de contaminación sean bajos o nulos.

Energía nuclear, Fuentes renovables,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *