Proyecto Energy for Life de la UE


El proyecto Energy for Life de la Unión Europea es una iniciativa de sensibilización que se desarrollará durante tres años y que tiene como objetivo convencer al público en general y a cualquier institución o grupos interesado en la importancia de apostar por las energías renovables como inversión de futuro tanto para Europa como para los países en vías de desarrollo.

Energy for Life se está llevando a cabo en nueve países: Italia, Alemania, Portugal, España, Malta, Brasil, Tanzania, Laos y Camboya. Se trata de crear una conciencia común sobre las oportunidades y beneficios vinculados al uso de fuentes de energía renovables para mitigar los problemas causados por la escasez de combustibles fósiles y el cambio climático.

El proyecto implantará las energía renovables en países en vías de desarrollo, pero, al mismo tiempo, se trata de tomar conciencia de los vínculos de estas tecnologías con la pobreza, los retos urbanísticos, la salud, los medios de subsistencia y, en general, el desarrollo económico. También intentará promover políticas que incentiven el uso de energías renovables en estos países.

Una parte importante del proyecto es el compartir experiencias y trabajar juntos para alcanzar objetivos comunes, cooperando entre los países europeos y los del sur. Así mismo, la comunicación y la educación serán una parte clave del programa de sensibilización. Porque no todos los ciudadanos europeos son conscientes de la importancia que tiene desarrollar opciones de energía sostenible en todo el mundo. Los mecanismos para la reducción y compensación del carbono serán otros de los aspectos que se traten.

La demanda mundial de energía está aumentando de manera continua. Existe una fuerte interdependencia entre Europa y los países en desarrollo en relación a cuestiones energéticas. La energía es un recurso necesario para el desarrollo y el aumento del nivel de vida. En los países europeos, este crecimiento se ha basado hasta ahora en el consumo de combustibles fósiles, lo que les convierte en responsables del cambio climático global. Por su parte, los países en desarrollo tienen que afrontar el reto de reducir la pobreza sin contaminar el planeta. Por ello, deben basarse en el uso de fuentes alternativas de energía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *