Carreteras solares

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La energía del Sol llega a toda la Tierra. Con más o menos fuerza y sólo durante unas horas (cuando es de día). Pero, durante esas horas el Sol irradia una cantidad ingente de energía que sólo recogemos en parte. La mayor parte se desaprovecha. Cada año, llega al planeta procedente del Sol la energía equivalente a varios miles de veces la cantidad de energía que consume la humanidad.

Con paneles solares y otras tecnologías transformamos parte de esa energía, pero deberíamos ubicar placas en más sitios, en realidad, en todos los sitios posibles. Uno de estos sitios son las carreteras. Son infraestructuras más o menos planas y sería una forma de crear una red energética sobre otra red que ya existe, la red de carreteras, y llevar así energía limpia y renovables a todas partes.

La empresa Solar Roadways trabaja en este sentido y ha diseñado una carretera inteligente. Tiene placas fotovoltaicas que transforman la energía solar en eléctrica, que se usa para mostrar señales de circulación o mensajes de aviso a los conductores, para calentar su superficie y deshacer así la nieve o el hielo o transferirla a la red eléctrica general.

Estas carreteras solares tienen tres capas:

  • La primera soporta grandes tonelajes y se fabrica con un material translúcido, para que deje pasar la luz. Por otra parte, su superficie tendría un alto coeficiente de fricción para permitir un buen agarre de los neumáticos.
  • La segunda capa contendría los sistemas electrónicos y las células solares, para producir electricidad para distribuir a la red eléctrica y encender iluminación led en la propia carretera, que funcionaría como señales de tráfico.
  • La última capa, la de más abajo, sirve para distribuir la energía u otros servicios, como telefonía, internet o la señal de televisión. Sería impermeable para proteger los circuitos y sistemas electrónicos.

Ventajas extra

Según los cálculos de la empresa, 1,6 kilómetros de estas autopistas solares podrían abastecer hasta a medio millar de hogares. El Departamento de Transporte de Estados Unidos ha invertido para probar un primer prototipo de carretera solar.


Además de producir energía de forma limpia y renovables, estas carreteras presentarían otras ventajas, como impulsar la descentralización de la energía, permitir la recarga de los coches eléctricos en cualquier lugar, la posibilidad de retirar postes eléctricos y señales de tráfico o, incluso, salvar la vida de muchos animales, pues se podrían colocar sensores que avisaran de su presencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *