Cultivo masivo de cardo para producir biocombustibles

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La biomasa es una energía renovable que tiene cada vez más importancia en el mundo y, en especial, en Europa. Se promueve por razones medioambientales, pero también por razones económicas y geoestratégicas. La biomasa es una energía que se puede gestionar, que tiene un gran potencial de producción, posee gran versatilidad para su conversión energética (se pueden obtener biocombustibles sólidos, líquidos como el bioetanol o el biodiésel, gaseosos como el biogás, así como biocombustibles de segunda generación) y permite el desarrollo del concepto de agroindustrias y biorefinerías, es decir, que ayuda al desarrollo del medio rural.

En los últimos años, se han investigado varias especies vegetales como potenciales cultivos energéticos para la producción de biomasa. Entre otros factores para la idoneidad de un cultivo u otro, se tiene muy en cuenta que el salto desde el nivel de experimentación hasta el nivel de producción a gran escala sea factible, rentable. No es lo mismo obtener biocombustible en un tarrito de un laboratorio que suficiente biodiésel, pongamos por caso, para abastecer de combustible ecológico a millones de coches.

Para la utilización energética de la biomasa son necesarias grandes cantidades de materia prima, que debe producirse en grandes plantaciones que, además, tienen que proporcionar una gran producción con un mínimo consumo de materias primas, energía y agua. En otras palabras, las plantaciones para producir biocombustibles se deben gestionar siguiendo criterios de sostenibilidad y utilizando técnicas agrícolas extensivas. Si no, el remedio sería peor que la enfermedad y se estaría produciendo un enorme daño al medio ambiente.

El Grupo de Agroenergética de la Universidad Politécnica de Madrid inició en la década de los ochenta del siglo pasado los primeros estudios sobre cultivo del cardo para la producción de biomasa y semillas oleaginosas.

Ahora, en el marco del proyecto europeo INTERREG IIIB ECAS, liderado por el Instituto Superior de Agronomía de la Universidad Técnica de Lisboa, ha desarrollado el cultivo energético del cardo a gran escala en condiciones de clima mediterráneo. Se ha cultivado una plantación de cardo de 77,4 hectáreas, situada en las proximidades de Beja (Portugal) y se ha analizado el desarrollo del cultivo.

Los resultados obtenidos abren nuevas vías para la optimización de la fitotecnia del cardo y son de utilidad tanto para la comunidad científica como para empresarios e inversores agrícolas interesados en la explotación del cardo como cultivo energético. Con posterioridad a la publicación del trabajo en el que se explica el proceso de análisis, se han implantado algunos miles de hectáreas de dicho cultivo en Europa.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *