Energía a partir de los latidos para los marcapasos


El marcapasos es un dispositivo esencial para muchas personas. Y aquí “esencial” significa de vida o muerte. Se trata de un aparato electrónico que genera impulsos, de manera artificial y rítmica, al corazón. En otras palabras, hace funcionar al corazón cuando éste no puede mantener el ritmo y la frecuencia adecuados de forma natural.

Los marcapasos han llegado a ser sistemas seguros y fiables. Un marcapasos moderno tiene una vida estimada de entre cinco y doce años. Transcurrido ese tiempo, hay que sustituirlo. Si bien esto no supone ningún riesgo para la salud, aún mejor sería no tener que cambiarlo nunca. Pero los marcapasos necesitan electricidad para funcionar, así que, hasta ahora, no había más remedio que sustituirlos cada cierto tiempo.

Pero esto puede cambiar gracias a una nueva tecnología que produce energía gracias a los latidos del corazón. Un equipo de científicos de Estados Unidos ha creado un generador de energía que convierte los latidos del corazón en corriente eléctrica y, de este modo, puede alimentar al marcapasos.

El dispositivo utiliza la piezoelectricidad, fenómeno por el que un material adquiere una polarización eléctrica al ser sometido a tensiones mecánicas, a movimientos. La tecnología permitiría alimentar los marcapasos, ya que son dispositivos que pueden funcionar con pequeñas cantidades de energía. La tecnología, en todo caso, se podría utilizar en otros dispositivos médicos para el corazón, como los desfibriladores.

Amin Karami, investigador principal del equipo científico que trabaja en el proyecto, señala que mejoraría la calidad de vida de los pacientes, sobre todo, la de los pacientes más jóvenes, ya que eliminaría la necesidad de someterse a operaciones cada cinco o siete años para recargar la batería de los marcapasos.

Actualmente existen dos tipos de recolectores de energía: lineal y no lineal. Los recolectores de energía no lineal, como los empleados en el estudio, son menos sensibles a los cambios en la frecuencia cardíaca. Además, se comprobó que no les afectarían los teléfonos móviles ni los microondas.

Otra de las soluciones ideadas para este problema de las baterías de los marcapasos usa un módulo transmisor portátil que transmite energía de forma inalámbrica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *