Desinfección del agua gracias a la energía solar


El grupo de Tratamientos Solares de Aguas de la Plataforma Solar de Almería (PSA) trabaja en la desinfección de aguas mediante el uso de energía solar desde 2003. Desde entonces, se han desarrollado varias líneas de investigación relacionadas con la eliminación de patógenos en el agua utilizando tecnología solar. Una de de estas líneas de investigación se centra en la desinfección solar de agua de bebida, popularmente conocida como SODIS, del inglés SOlar water DISinfection.

En 2006 comenzó la colaboración de la PSA y los expertos mundiales de SODIS para desarrollar un profundo trabajo de investigación sobre desinfección solar de agua potable para su aplicación a comunidades rurales de países en vías de desarrollo. La OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que un 94% de los casos de enfermedad diarreica registrados en los países en vías de desarrollo se pueden prevenir aumentando la disponibilidad de agua apta para el consumo y mejorando las condiciones de higiene y saneamiento.

Con el fin de mejorar la calidad microbiológica del agua de bebida en los hogares, el organismo internacional recomienda el empleo de alguno de los siguientes métodos: ebullición, cloración, filtración o floculación/desinfección o el método SODIS.

La desinfección solar de agua de potable (SODIS) se conoce desde hace más de treinta años. Consiste en llenar botellas con agua de río, lago, etc. (normalmente botellas PET de 2 litros) que son expuestas al sol durante unas seis horas (aunque, en algunos casos, se recomienda exponerlas durante 48 horas). El efecto germicida que tiene lugar se debe al efecto combinado del calentamiento del agua y la radiación ultravioleta procedente del Sol. Esta técnica es eficaz para eliminar microorganismos patógenos que se transmiten por el agua y para reducir la incidencia de mortandad por diarrea e, incluso, por cólera.

Se han desarrollado investigaciones para mejorar la eficacia con tecnologías solares de bajo coste para obtener mayores cantidades de agua libre de patógenos en el menor tiempo posible. En esto se ha centrado fundamentalmente la PSA. las ventajas son obvias: es una técnica fácil de utilizar por cualquier persona y su coste es cero (se reciclan botellas de plástico que existen en casi cualquier lugar del mundo). Hay más de cinco millones de personas en todo el mundo que consumen de forma habitual agua tratada con esta técnica. La utilizan comunidades de más de cincuenta países de Asia, Sudamérica y África.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *