La energía eólica es barata


Si no se apuesta definitivamente por las energías renovables es porque no se piensa en el largo plazo. Ni en el medio ambiente. Ni en las consecuencias terribles que supone el cambio climático. Si no se puesta por las renovables es porque sólo se piensa en el dinero.

La energía eólica es una forma de luchar contra el cambio climático. Además, es una forma de obtener energía sin depender del alza de los precios de los combustibles fósiles. En España, con un precio de 8,5 céntimos de euro el kWh se convierte en un seguro para reducir la dependencia energética y las emisiones de gases de efecto invernadero. Históricamente, ha sido uno de los primeros países del mundo que ha desarrollado este tipo de energía renovable y limpia. Es, por tanto, una industria exportadora de tecnología. ¿Por qué detenerse ahora?

Los efectos del cambio climático ya se empiezan a notar. E irán a más. Las temperaturas en verano aumentan hasta 4 ºC respecto a la media. Va a haber menores precipitaciones y periodos más largos de sequía, unidos a olas de calor. Los climatólogos advierten que los periodos de “bloqueo climático”, en los que determinados patrones atmosféricos tienden a durar mucho más de lo habitual, cada vez van a ser más frecuentes.

Así, si echamos la vista atrás, recordaremos por qué se decidió apostar por la eólica en los años noventa del siglo pasado, razones vigentes en la actualidad:

    – Se reduce la dependencia energética, que desvía dinero hacía los países productores de combustibles fósiles, sin crear prosperidad y empleo en el país.
    – Mitiga los efectos del cambio climático, causado principalmente por el CO2 que contienen los combustibles fósiles. Si se supera el límite de un aumento de 2 ºC en la temperatura global del planeta se llegaría al punto de inflexión a partir del cual los escenarios climáticos serán terribles y se producirán situaciones de catástrofe nunca vistas.
    – Por otra parte, se reduce la contaminación local.
    – Se reduce la utilización de recursos finitos y permite a futuras generaciones disfrutar de un planeta que les permita un desarrollo sostenible.

¿De verdad la energía eólica (y otras renovables) es cara?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *