La gente quiere renovables


Según el estudio Global Wind Energy Consumer, de TNS Gallup, que ha analizado los gustos de los consumidores en materia energética, el 85% de los encuestados quiere más energía renovable en el mercado. No sólo eso. El 49% de los encuestados estaría dispuesto a pagar más por este tipo de energía limpia y renovable, mientras que el 45% cree que el cambio climático es uno de los tres grandes desafíos a los que se enfrenta la humanidad. La encuesta se ha realizado en veinte países con la participación de 24.000 encuestados.

Por otra parte, el 62% de los encuestados compraría productos a empresas que utilicen la energía eólica, mientras que el 74% de los consumidores se sienten más positivos si las empresas utilizan el viento como fuente primaria de energía. Por tanto, es evidente la tendencia de los consumidores: quieren más energía renovable a su disposición y muestran una disposición a pagar un precio superior por productos hechos con energía renovable.

El Índice Empresarial de Energías Renovables (CREX), editado por Bloomberg New Energy Finance, analiza lo que hacen las empresas de forma voluntaria para la producción de energía renovable. Los resultados señalan que las inversiones globales están avanzando en nueva capacidad de energía renovable (237 millones de dólares) más que los combustibles fósiles (223 millones). Las empresas están mostrando un firme compromiso con la generación in situ de las energías renovables, incluida la responsabilidad de generar el 40% de la energía que necesitan.

Los consumidores desempeñan un papel esencial en el apoyo a las energías renovables. Las empresas, por su parte, pueden contribuir al abastecimiento de las necesidades energéticas mundiales sin un aumento gradual de las emisiones globales de carbono.

Muchas empresas, como IKEA, compran turbinas de viento como parte de un compromiso para obtener toda su energía a partir de fuentes renovables. Recientemente, Aviva, el grupo asegurador más grande del Reino Unido invirtió en una planta de energía eólica en España, ya que quería una inversión de gran rendimiento y bajo riesgo.

El informe CREX demuestra, por tanto, que las empresas toman posiciones para comprar su propia energía renovable. Sin embargo, el ritmo de crecimiento en el uso de de energía renovable por las empresas dependerá del grado de apoyo político y regulatorio, y de los progresos futuros realizados en la competitividad de costes de estas tecnologías. Los ciudadanos y las empresas quieren renovables, ¿por qué algunos gobiernos no ayudan al sector?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *