Paneles solares en la estación londinense de King’s Cross


Londres continúa preparándose para los Juegos Olímpicos. Uno de los proyectos más ambiciosos ha sido la remodelación de la estación de tren de King’s Cross. Se han hecho mejoras generales, como la ampliación del vestíbulo para que se adapte a un mayo número de viajeros y que ahora mide unos 8.500 metros cuadrados. Esto le permitirá acoger a diez millones más de pasajeros cada año.

La nueva nave ha sido diseñada por el arquitecto británico John McAslan, que ha tenido en cuenta algunos aspectos medioambientales. El 15% de la superficie del techo es de cristal, por lo que permite la entrada de luz natural. Pero, además, este techo cuenta con paneles solares.

El proyecto, en el que se invirtieron 1,3 millones de libras esterlinas, consta de un sistema de vidrio solar que producen 240 kW en el techo de la estación de King’s Cross. Se trata de una instalación de células solares a lo largo de dos nuevas bóvedas de cañón con techos de cristal. Las células fotovoltaicas están integradas en 1.392 unidades de vidrio laminado, que forman parte de la estructura de 2.300 metros cuadrados del techo de cristal.

Un portavoz de Sundog Energy, la empresa encargada de la instalación, reconoció que la inauguración se retrasó debido a que se tuvieron que tomar normas de seguridad más estrictas para hacer frente a los riesgos del trabajo.

En todo caso, a pesar de las dificultades en el montaje de la instalación, se espera completar el sistema antes del verano. Entonces será cuando comenzará a producir alrededor de 175.000 kWh de electricidad al año, lo que supondrá un ahorro de más de 100 toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año.

Además de las placas solares, en King’s Cross se ha restaurado la fachada original, de 1851, y se ha creado una nueva plaza pública frente a la estación.

Sin embargo, otra estación inglesa, la de Blackfriars, que también ha sido remodelada, es la que cuenta con más paneles solares. Son un total de 4.400 paneles a lo largo del techo de un puente ferroviario que atraviesa el río Támesis. Se espera que genere alrededor de 900.000 kWh de electricidad al año, aproximadamente la mitad de la demanda de la estación, y que reduzca las emisiones anuales de CO2 en más de 500 toneladas al año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *