Parque solar sobre una antigua mina de cielo abierto


La explotación de una mina de cielo abierto deja la tierra inservible. Es uno de los mayores atentados que se pueden perpetrar contra el medio ambiente. No se puede cultivar nada. Nada de huertos… a no ser que sean solares. Es lo que ha ocurrido en Alemania. Han aprovechado la tierra inservible de una antigua mina de cielo abierto para instalar placas solares.

Además, esta nueva sección de placas solares se suma a la que ya había, completando un gran parque solar en el este del país y que se convierte en el mayor parque solar del mundo. La tierra yerma, inútil, se ha convertido en una posibilidad de generar energía limpia y renovable.

La nueva sección del parque solar ha añadido 78 MW a la producción energética total de la planta. El proyecto se ha completado en tan sólo tres meses. El parque solar, ubicado cerca de Senftenburg, ahora tiene una capacidad de 166 MW.

El uso de este tipo de tierras destrozadas por la acción del hombre es una estrategia que están llevando a cabo cada vez más compañías del sector solar en el mundo. El beneficio es doble. No sólo están convirtiendo los restos de algo que, una vez dañado el medio ambiente, no se puede usar para ningún fin, sino que están desarrollando una planta de energía. Además, no hay competencia en el precio de la tierra. Nadie quiere comprar una antigua mina de cielo abierto. No tiene ningún valor.

Saferay es la compañía responsable de este proyecto. Reciben los rayos del sol 330.000 módulos solares cristalinos. Se convierten en energía útil para el ser humano con 62 estaciones. Además, esta compañía trata de preservar la tierra que rodea sus parques solares, creando, en algún caso, reservas de vida silvestre.

En este caso, se recupera un espacio degradado. Pero en otros habría que intentar combinar la energía renovable con el respeto a la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *