Telesilla alimentado con energía solar


A finales de 2011 se puso en marcha en Suiza, en una estación de esquí, un sistema de generación solar para alimentar un telesilla. Desde entonces, ha producido tres veces más electricidad que la que necesita para operar. El sistema fotovoltaico asociado al mecanismo del telesquí consta de 82 módulos solares suspendidos entre dos cables y que se orientan automáticamente hacia la posición del sol. Estos paneles solares se encuentran a una altitud de 1.644 metros.

El sistema de telesilla solar se ha instalado en la estación de Tenna, en el cantón suizo de Grisons. Ha sido equipado con tecnología de la división Industry Automation de Siemens. El telesquí recorre casi medio kilómetro y está situado a una altitud de 1.644 metros sobre el nivel del mar, en un centro vacacional suizo que visitan cada año miles de turistas amantes de los deportes de nieve.

El sistema de telesilla llevaba más de cuarenta años funcionando. Así pues, según Siemens, era un buen momento para renovar la maquinaria de la estación invernal y hacerlo, además, de una forma moderna y sostenible.

La cooperativa GST, que es la que gestiona la estación, optó por una solución que combina el sistema fotovoltaico con la automatización. De este modo, los equipos fotovoltaicos instalados y unidos al mecanismo del telesquí funcionan gracias a un sistema de paneles solares compuesto por 82 módulos fotovoltaicos que, a su vez, están suspendidos entre dos cables y se orientan automáticamente hacia la posición del Sol para captar la energía de modo más eficiente.

El sistema genera una potencia total de 90.000 kWh al año, dos tercios de los cuales se vuelcan a la red eléctrica a precios de mercado, utilizando los inversores Sinvert PVM de Siemens. Por otro lado, un nuevo sistema de automatización ha mejorado el funcionamiento del mecanismo de arrastre y elevación, lo que ha hecho posible duplicar la capacidad de transporte por hora hasta las ochocientas personas. El telesilla ha tenido un coste de más de 1,25 millones de francos suizos (algo más de un millón de euros). Pero se compensa con energía limpia y barata y con la posibilidad de transportar a más personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *