Colca-Cola apuesta por el hidrógeno


La famosa marca de bebidas Coca-Cola quiere ser más sostenible. Y, para ello, ha decidido cambiar la fuente de energía de las carretillas elevadoras que funcionan en sus fábricas. Así, comenzará a utilizar en las carretillas elevadoras diseñadas para el transporte de palets hidrógeno, un combustible que contamina menos que los derivados del petróleo.

En total, serán treinta y cinco carretillas elevadoras y cinco Yales los aparatos alimentados por pilas de combustible de hidrógeno. La empresa Linde Norte América se encarga de recargar las baterías mediante tres estaciones de combustible de hidrógeno.

La tecnología de células de combustible de hidrógeno es uno de pasos importantes en la gestión ambiental de la marca, pero no el único: también van a potenciar el reciclaje, apostar por una iluminación más eficiente e instalar sistemas de ahorro de agua con tecnología de última generación.

Al optar por el hidrógeno como fuente de alimentación para las carretillas elevadoras se logrará ayudar al objetivo de reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 15% para 2020.

Las pilas de hidrógeno, pilas de combustible o células de combustible producen energía por la combinación de hidrógeno y oxígeno a través de una reacción química. Una de sus principales ventajas es que es un método silencioso de producir energía y sólo producen vapor de agua como residuo, así que no emiten gases que contribuyen al calentamiento global del planeta. Aunque las pilas de hidrógeno tienen algunas limitaciones, poco a poco, se mejora el proceso y se abre el camino para más usos.

Gracias a la alta eficiencia de las células de combustible de hidrógeno usadas por Coca-Cola y a la ubicación de las estaciones de servicio, que se encuentran en las propias instalaciones de la empresa, se mejorará tanto el cuidado con el medio ambiente como los costes de operación y la productividad. Como siempre, sostenibilidad y ahorro económico van de la mano.

Empresas, Hidrógeno, Sostenibilidad,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *