Cumplir el Acuerdo de París exige más renovables y eficiencia energética

Share on Facebook8Tweet about this on Twitter8Share on Google+0

Planta solar
Con el objetivo de cumplir con los objetivos climáticos que impone el Acuerdo de París al que se llegó en la cumbre climática celebrada en 2015 en la capital gala, España deberá dar un giro importante a sus políticas.

Según ha comunicado la jefa de cambio climático del Gobierno español, Valvanera Ulargui, antes de finales de año se fijará un objetivo de generación renovable y otro de eficiencia energética con vistas a 2030, un año clave para poder cumplir con los objetivos planteados en dicho pacto.

Objetivo: un futuro libre de emisiones

Recordemos que la Unión Europea pretende alcanzar un 27 por ciento de generación renovable y un 30 por ciento de eficiencia energética para 2030, un objetivo al que los países miembros deben contribuir, sin exigirse un mínimo por país.

Una meta que, por otra parte, ayudará a avanzar en la tan necesaria independencia energética, al tiempo que se recortarán emisiones contaminantes, con lo que además de combatir el cambio climático se conseguirá un entorno más saludable, habida cuenta de que el CO2 es uno de los principales gases de efecto invernadero.

Para su logro, España tiene mucho que avanzar. No solo porque la política verde brilla por su ausencia, sino porque contribuir a dicho objetivo exige mucho más que empezar a reaccionar al respecto. Así las cosas, se está a la expectativa de las primeras medidas regulatorias que se tomarán pronto dentro de este marco.

Entre ellas, el Plan de Clima y Energía, cuyo borrador se presentará durante este año a la Comisión Europea, un plan orientado a la consecución de tres objetivos energéticos: la meta de reducción de emisiones establecida por la UE, y otras dos de generación renovable y de eficiencia energética que fijará el Gobierno, aún sin definir.

Por último, la regulación para cumplir el Acuerdo de París se completará con la elaboración de una Estrategia de Descarbonización para 2050 y con la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Todo muy ambicioso, al menos sobre el papel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *