Eficiencia energética en España

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La empresa Gas Natural Fenosa elabora cada año, desde 2004, el Índice de Eficiencia Energética, un estudio que muestra el potencial de ahorro energético de los hogares españoles. El pasado 2010, si todas las familias que viven en España mejoraran su comportamiento en el uso diario de la energía, se podrían ahorrar 1.413 millones de euros.

El estudio se ha realizado a través de casi cuatro mil encuestas en distintos hogares españoles. Las preguntas realizadas en la encuesta se dividieron en cuatro apartados: cultura energética, mantenimiento, control energético y equipamiento. Son preguntas sobre pequeñas acciones, que requieren poco esfuerzo, pero que pueden suponer un gran ahorro energético si todos nos esforzamos por llevarlas a cabo.

Este indice de eficiencia energética se realiza desde el 2004. Ese primer año, arrojó un resultado de 6,12 en eficiencia energética. Este último año, el resultado global español ha sido de 6,59. Por tanto, la eficiencia energética en los hogares españoles ha mejorado casi un 8%.

Por comunidades autónomas, los hogares catalanes, madrileños y vascos son los más eficientes de España (quizá porque son las comunidades donde resulta más caro vivir). Por el contrario, las Islas Canarias, la Rioja y Navarra son las comunidades con un indice de eficiencia energética más bajo. Tanto la crisis actual como la preocupación por el medio ambiente son las principales motivaciones para ahorrar energía.

Los cuatro puntos que se han repasado en el estudio son los siguientes:

– Cultura Energética. Se refiere al comportamiento general en temas energéticos, lo comprometidos que se está con el uso eficiente de la energía y la accesibilidad que tienen a la información y formación energética.

– Mantenimiento. Aspectos como procedimientos establecidos, recursos disponibles y compromiso que el usuario tiene con el mantenimiento de los diversos componentes en el hogar.

– Equipamiento. Los electrodomésticos que hay en el hogar, analizando su antigüedad, la etiqueta energética, el emplazamiento, etc. También el uso que se hace de ellos.

– Control energético. Información relevante de dónde, cuándo, cuánto, cómo y por qué se produce el gasto energético y económico de cada uno de los componentes o procesos que demandan energía en la vivienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *