El gran potencial de la minieólica

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


España es un país que disfruta de Sol y viento, un país que puede aprovecharse de las fuentes de energía renovables y limpias. Se ven, por todo el país, granjas solares y parques eólicos. Pero aún podría haber más. Y no sólo de grandes dimensiones.

De hecho, España es uno de los principales países en tecnología minieólica en cuanto a potencia total instalada. Según datos de 2010, que son los últimos disponibles, publicado por la WWEA (Asociación Mundial de Energía Eólica), con motivo de la tercera edición de la Cumbre de Minieólica, celebrada en la feria New Energy de Husum (Alemania), existen un total de 656.084 miniaerogeneradores instalados por todo el mundo, una cifra que, en 2009, se situaba en 521.102 y, en 2008, en 460.000. La capacidad total que representan estos equipos asciende a 440 MW, frente a los 240 GW de la eólica convencional.

Las dos potencias minieólicas son China (450.000 unidades y 166 MW) y Estados Unidos (144.000 unidades y 179 MW). España, con 7.020 unidades instaladas y 7 MW, es el sexto país, por detrás de, además de los países mencionados, Reino Unido, Canadá y Alemania. Para 2020, la WWEA espera alcanzar una potencia total instalada de minieólica 3.800 MW.

La industria de la minieólica se compone de más de trescientos fabricantes, repartidos por cuarenta países diferentes. Aunque, hay que señalar que más de la mitad se concentran en sólo cinco países: sobre todo, en China y Estados Unidos, pero también en Alemania, Canadá y el Reino Unido. España cuenta con doce fabricantes.

Otras trescientas empresas actúan como empresas auxiliares fabricando componentes o prestando servicios de asesoría, comercialización, etc. La mayoría de estos negocios son firmas de tamaño medio o pequeño.

La minieólica está aún por explotar. Puede crear empleo e impulsar la economía verde. Además, debido a su menor tamaño, es posible ubicar aerogeneradores en lugares que, hasta ahora, no se podía. Hay que aprovechar la fuerza del viento en todos los lugares en los que sea posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *