El mantenimiento de los aerogeneradores baja de precio


El coste medio de las actividades de operación y mantenimiento de los parques eólicos disminuye más de un 11% cada año. En total, desde 2008, ha descendido un 38%, según un estudio de Bloomberg New Energy Finance (BNEF). Las causas principales son el el aumento de la competencia y la fabricación de mejores aerogeneradores.

Estos datos demuestran que el sector eólico está mejorando significativamente, no sólo en el coste de capital y el rendimiento de los aerogeneradores, sino también en el coste permanente de funcionamiento y mantenimiento de los aerogeneradores una vez instalados. En los costes de operación y mantenimiento se incluyen trabajos de mantenimiento programado y no programado, así como la sustitución de componentes.

Estos costes han pasado de los 30.900 euros por megavatio en 2008 a los 19.200 euros por megavatio del 2012. La energía eólica ha mejorado, por tanto, mucho su competitividad en los últimos años respecto al gas y al carbón, energías sucias y finitas.

Todo influye en la reducción de costes: aerogeneradores técnicamente más avanzados, mejores emplazamientos, mejor gestión de los parques eólicos…

Para calcular el Índice de Precios de O&M (Operaciones y Mantenimiento) de los parques eólicos, BNEF analizó los datos de contrato confidenciales de 38 importantes promotores y proveedores de servicios. Los datos abarcan 104 contratos de O&M, por un total 5,3 GW de la capacidad contratada, en más de 24 mercados.

Teniendo en cuenta que el rendimiento operacional y la eficiencia de los activos eólicos es cada vez más importante para los propietarios de los proyectos eólicos y para los inversores, BNEF ha dicho que una mejor planificación de los trabajos de operación y mantenimiento y una gestión más eficiente de piezas de recambio puede reducir el tiempo de inactividad no planificado, mientras se produce una mejora de la producción y los márgenes de las empresas.

BNEF ha añadido que los servicios de operación y mantenimiento se han convertido en una fuente de ingresos cada vez más importante para los fabricantes a medida que crece la potencia instalada, particularmente dada la actual desaceleración de la industria.

Por último, el informe también destaca que la duración media de los contratos se ha incrementado de los 4,5 años en 2008 a los 6,9 años en 2012, lo que demuestra que los fabricantes tratan de cerrar acuerdos a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *