Europa alcanza los 100 gigavatios eólicos


La Asociación Europea de la Energía Eólica (European Wind Energy Association, EWEA) ha asegurado que el continente ha alcanzado los 100.000 megavatios (MW) de potencia eólica instalada. Según EWEA, ese parque eólico continental es capaz de generar electricidad suficiente como para abastecer a 57 millones de hogares durante un año. Es la misma energía que generan 39 centrales nucleares.

EWEA señala que al sector le costó diez años alcanzar los diez gigas (10 GW) de potencia conectada a la red, pero que sólo ha necesitado trece años más para añadir los noventa gigavatios restantes. La mitad de la potencia registrada actualmente en Europa ha sido instalada en apenas seis años.

Según el director ejecutivo de EWEA, Christian Kjaer, habría que quemar 72 millones de toneladas de carbón cada año en centrales térmicas para igualar esa generación de electricidad eólica europea. Kjaer ha recurrido a una imagen muy significativa: si se cargan esa cantidad de carbón en vagones, el tren tendría una longitud de 11.500 kilómetros, la distancia que hay entre Bruselas y Buenos Aires.

Las instalaciones cuya puesta en marcha ha permitido al parque eólico europeo alcanzar los 100.000 MW de potencia han sido Anholt (400 MW marinos en Dinamarca), Linowo (48 MW en Polonia), Ausumgaard (12 MW en Dinamarca) y Akoumia (7,2 MW en Creta). Según la asociación eólica europea, 100 gigavatios (GW) eólicos pueden producir la misma cantidad de electricidad en un año que 62 centrales térmicas de carbón, 52 de gas o 39 centrales nucleares.

Según los cálculos de la EWEA, para producir la misma cantidad de energía eólica haría falta extraer, transportar y quemar 72 millones de toneladas de carbón cada año, lo que supondría un coste de 4.983 millones de euros y unas emisiones de 219,5 millones de toneladas de CO2. O, si no, extraer, transportar y quemar 42,4 millones de metros cúbicos de gas, con un coste de 7.537 millones de euros y unas emisiones asociadas de 97,8 millones de toneladas de CO2. Ahorro para la economía y beneficio para el medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *