Google entra en el negocio solar residencial

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Google ha informado de una nueva línea de negocio en energías renovables. Esta vez se trata de una inversión de 280 millones de dólares en SolarCity, una empresa que se decida a la instalación, la financiación, el leasing y el mantenimiento de paneles solares para el sector residencial y en naves industriales.

La base del sistema de funcionamiento de SolarCity es que el cliente no corra riesgos y se evite preocupaciones. Como se suele decir, la compañía se ocupa de todo y el cliente sólo se tiene que preocupar de pagar las facturas. Evidentemente, estas facturas eléctricas, una vez firmado el contrato con SolaCyty, son menores que las que se pagan a la empresa distribuidora de electricidad tradicional. Aunque no se ahorra, a la larga, tanto dinero como el que se ahorraría si los gastos de instalación corrieran a cargo del usuario.

Lo que hacen Google y SolarCity es beneficiarse de las subvenciones a la energía solar que otorgan las administraciones públicas. Este modo de producción de energía renovables a pequeña escala completa la inversión en energías limpias por parte de la empresa Google, después de que haya invertido en parques eólicos y en grandes huertos solares.

Más allá del ahorro en la factura de la luz y de que se trata de una forma de producir energía que no contamina, el que haya más instalaciones solares residenciales significa menos tensión en la red general, menos necesidad de nuevas plantas de energía y menor dependencia de fuentes de energía sucias como el carbón y el petróleo.

Es verdad que, de momento, el modelo de negocio de SolarCity depende en una gran parte de las ayudas fiscales por parte del Gobierno de Estados Unidos (o de las ayudas de cada estado, en el caso que correspondan), pero, a la larga, y si se producen inversiones para compañías como Google, significa un ahorro de costes para todos sus clientes. La energía solar es cada vez más accesible para el consumidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *