Gran proyecto de energía solar en el Sáhara


Las empresas de energía solar no cuentan en España con un marco legislativo que les beneficie, así que buscan invertir en otros países. Qué mejor lugar que una zona no muy lejana y que recibe gran cantidad de sol durante todo el año: el desierto del Sáhara.

El consorcio Desertec, Industrial Initiative (DII), una fundación que une a científicos, políticos y economistas de todo el Mediterráneo, desarrolla este proyecto. Los miembros fundadores de la Fundación Desertec son la Asociación Alemana del Club de Roma, los miembros de la red internacional, así como algunos particulares comprometidos. Pero su objetivo va más allá de los países mediterráneos, del Magreb o europeos. En un futuro, quieren ampliar su actividad en otras regiones desérticas de la Gran Asia Oriental.

Será el próximo 2012 cuando comience el gigantesco plan de instalar paneles solares en el Sáhara. Entre 2015 y 2016 suministrará a España parte de la electricidad producida, siempre que se cumplan los plazos previstos. Las empresas alemanas dirigen la iniciativa y son las más interesadas en cumplir con los plazos previstos, pues Alemania quiere prescindir de la energía nuclear en 2022. Además, política y socialmente, la primavera árabe facilita la puesta en marcha de ideas innovadoras y respetuosas con el medio ambiente.

Por tanto, grandes empresas alemanas como E.ON, Siemens o Deutsche Bank, impulsarán este plan de construir decenas de centrales solares (y algunas eólicas), en países del Magreb, desde Marruecos hasta Egipto, con el objetivo de que, en 2050, proporcionen al menos el 15% del consumo eléctrico de Europa. Una especie de colonialismo energético.

Hay empresas de otros países, como las españolas Red Eléctrica y Abengoa Solar, la francesa Saint-Gobain o las italianas Enel y Terna. La inversión prevista en los próximos 38 años es de 400.000 millones de euros.

El director ejecutivo del proyecto, Paul van Son, explicó que se eligió Marruecos porque es un país estable, su Gobierno apoya las energías renovables y ya está unido a Europa por dos cables submarinos que cruzan el Estrecho de Gibraltar y que, actualmente, están infrautilizados.

Las granjas solares contarán con miles de grandes espejos de metal que dirigirán los rayos del Sol hacia tuberías con aceite que traspasan el calor a agua. Se generará, por tanto, electricidad las 24 horas al día, ya que el calor se almacena en grandes depósitos de sales fundidas. La electricidad será transportada a Europa mediante cables de alta tensión especiales (HVDC) sin casi ninguna pérdida. Se ha calculado que, en seis horas, el Sáhara recibe tanta energía solar como la que se consume en el mundo en un año.

La primera planta se construirá en Ouarzazatte, Marruecos. La central ocupará 12 kilómetros cuadrados, producirá 150 megavatios y costará 600 millones de euros. El plan contempla otras centrales hasta alcanzar 500 megavatios de potencia energética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *