Israel, un país que puede y debe potenciar la energía solar

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Israel, en la actualidad, depende energéticamente del petróleo de otros países. Especialmente del que producen sus vecinos árabes, algo que no le conviene en absoluto, no sólo porque la dependencia energética no es beneficiosa para ningún país, sino también porque sus relaciones con los países árabes no siempre son buenas.

Así, ha decidido apostar por la generación de energías limpias y, en concreto, desarrollar la energía solar. El medio ambiente lo agradecerá, pero también el nivel de seguridad del país.

Ya desde los años ochenta, Israel comenzó a usar la energía solar térmica, especialmente para el calentamiento de agua. Se estima que, en la actualidad, más del 90% de las viviendas israelíes tienen instalados sistemas de energía solar térmica en sus tejados, lo que lo convierte en el país líder en la utilización de este tipo de tecnología de uso doméstico.

Según un estudio realizado por la Federación Europea de la Industria Solar Térmica, la utilización de este tipo de energía proporciona a Israel más de un 8% del consumo total. Economías de escala, conjuntamente con una mayor conciencia, producto de restricciones de uso en el pasado, sumado a una mayor educación de la población, han extendido la utilización de la energía solar térmica en el país. En Israel, se puede recuperar la inversión en esta tecnología en unos tres años. ¿Cómo dejar pasar esta oportunidad?

En cuanto a la energía solar fotovoltaica, no existe un uso masivo de la misma. Pero ahora se puede desarrollar para lograr la seguridad e independencia energética del país. Las condiciones geográficas y climáticas son perfectas para este tipo de fuente de energía, pues es una de las zonas más soleadas de la Tierra, con una media de unas 2.300 horas de sol anuales.

Además, la red eléctrica israelí no está conectada con ningún país vecino. Por tanto, debe ampliar sus recursos energéticos por sí mismo. La institución Arava Institute se encuentra investigando en el desarrollo de tecnologías que permitan una mayor eficacia en la recepción y conversión de la luz solar. Según datos del Centro Nacional de Energía Solar de Israel, solamente con la fotovoltaica se podría cubrir entre el 3 y el 4% de la energía que necesita Israel. Pero, con un almacenamiento adecuado, este porcentaje podría incrementarse hasta el 90%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *