Japón quiere importar energía renovable desde Mongolia


Tras el desastre nuclear de Fukushima, Japón se replantea su política energética. Una asociación de energías renovables del país ha propuesto un plan radical que permitiría al país a importar electricidad de países vecinos. Se trata de la Fundación de Energías Renovables de Japón (JREF), un equipo de investigación creado a raíz de la catástrofe de Fukushima. Su propuesta, que requeriría cambios en la legislación japonesa para ser aplicado, es crear una gran red asiática que produciría y transportaría energía eólica y solar desde Mongolia a Japón.

En realidad, no es un idea muy diferente a al proyecto europeo Desertec, que va a importar energía solar de instalaciones ubicadas en los desiertos del norte de África. A largo plazo, el objetivo podría ser conectar las redes nacionales de Japón, Mongolia, Rusia, China y Corea, con líneas de alta tensión para permitir transportar la energía solar y eólica generada en Mongolia a ciudades de los citados países.

Para probar su proyecto, la JREF ha comenzado a trabajar en una planta piloto que transferirá 1 GW de electricidad a través de 250 kilómetros, desde Busan, en Corea del Sur, hasta Kitakyushu en Japón. Además, la organización ha firmado un acuerdo con el Centro Nacional de Energías Renovables de Mongolia para colaborar en un estudio de los recursos renovables del país.

Shuta Mano, investigador de política de innovación de la JREF, asegura que Corea del Sur planea construir parques eólicos marinos. El desierto del Gobi, que se extiende por gran parte del sur de Mongolia, es la tercera mayor fuente potencial de energía solar. Los recursos de la región en cuanto a potencial eólico tampoco son despreciables. De hecho, la organización National Renewable Energy Laboratories (NREL) de Estados Unidos calcula que se podrían generar 1.100 GW de potencia eólica.

Por último, Mongolia también tiene ricas reservas de uranio. Al contrario que Japón y otros países, tiene planes para construir su primera planta nuclear. El primer ministro de Mongolia, Sukhbaataryn Batbold, quiere cooperar con Japón en el ámbito de la energía nuclear. Japón cuenta con alta tecnología en energía nuclear, pero también ha aprendido mucho de la lección de Fukushima.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *