La industria solar tiene mucha vida por delante

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Un nuevo estudio de la IEA (International Energy Agency) predice que la energía solar fotovoltaica, la energía solar de concentración y la de agua caliente solar térmica, representarán un tercio del consumo total de energía mundial en 2060. Según el organismo internacional, en hora y media hay suficiente radiación solar llegando a Tierra como para satisfacer las necesidades de todo el planeta de la energía durante un año. Sólo hay que atraparla.

Las perspectivas para el desarrollo de la energía solar es de lo que trata el nuevo libro publicado hoy por la Agencia Internacional de la Energía. Ofrece información, datos y análisis precisos sobre las tecnologías que hacen posible la obtención de energía solar, así como las tendencias del mercado y la integración en el sistema eléctrico o con otras fuentes de energía. También ofrece algunos consejos para que los políticos favorezcan la implantación de la energía solar al mismo tiempo que la reducción de costes. La industria de la energía solar tiene mucha vida por delante.

La publicación describe diferentes vías para lograra un sistema energético más sostenible y seguro. Muestra cómo utilizar mejor, combinar y promover con éxito los principales métodos de obtención de la energía solar: calefacción y refrigeración solar, electricidad térmicas y fotovoltaicas, así como combustibles solares, y cómo podrían combinarse para responder a las necesidades energéticas.

La energía solar que llega al planeta es abundante, pero su uso, en la actualidad, representa sólo una pequeña fracción de la producción energética mundial. Esta circunstancia está cambiando y debe seguir haciéndolo con más fuerza. Además, con este tipo de energía se mejora en la diversificación energética y en la seguridad, se mitiga el cambio climático y se proporciona acceso a la energía a comunidades que, de otro modo, no la tendrían.

La clave para los próximos años estará en los costes que supone su implantación y en los beneficios económicos y medioambientales. En otras palabras, el éxito de una política energética responsable con el medio ambiente y preocupada por el cambio climático, dependerá de las ayudas de diferente tipo que se ofrezcan a la energía solar (y al resto de fuentes energéticas limpias y renovables).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *