La mayor instalación solar fotovoltaica sobre cubierta de una desaladora

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Se trata de una infraestructura que ocupa una extensión total de unos 14.000 metros cuadrados y cubre todo el espacio disponible en el techo de la planta Es la mayor instalación de este tipo de España sobre una desaladora.

El proyecto parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Sociedad Estatal Aguas de las Cuencas Mediterráneas (Acuamed), que ha adjudicado el contrato para el suministro y la puesta en funcionamiento de una instalación solar fotovoltaica de la planta desaladora de Valdelentisco, en Murcia. El contrato para la puesta en marcha de estas instalaciones ha sido adjudicado por la sociedad estatal Acuamed a la empresa Soltec Energía Renovables, S.L., por un importe de 1,1 millones de euros.

Cuando entre en funcionamiento, se calcula que producirá en torno a 1,2 millones de kWh, lo que equivale al consumo medio nacional de unas 500 viviendas durante un año, según fuentes de la Delegación del Gobierno.

La energía producida mediante estas placas solares se transferirá a Red Eléctrica. Las contrapartidas así generadas serán suficientes para cubrir los posibles incrementos en el coste de la energía eléctrica utilizada para el funcionamiento de la planta desaladora.

Por otra parte, se produce un claro beneficio ambiental, ya que la reducción de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera será de 725 toneladas al año.

En la actualidad, la empresa que se hará cargo del proyecto, Acuamed, está realizando otros estudios de viabilidad de cara a la posible implantación de este tipo de instalaciones fotovoltaicas en otras infraestructuras de la Cuenca del Segura.

Energía limpia y renovable para una planta que trata de solucionar los problemas de falta de agua en el sudeste de España, un país propicio para aprovechar un recurso inagotable como el Sol y que, por otra parte, tiene que hacer frente a un grave problema de sequía y, en algunas regiones, desertización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *