¿Podría Noruega abastecer con energía hidroeléctrica a toda Europa?


Es la pregunta que se hicieron un grupo de científicos. Noruega es un país que ha desarrollado ampliamente la energía hidroeléctrica debido a las condiciones geográficas del país. Pero, ¿podrían abastecer a toda Europa de energía limpia y renovable?

En el Centre for Environmental Design of Renewable Energy (CEDREN) de Noruega, en el marco del proyecto HydroPEAK, ingenieros y especialistas estudian si tal posibilidad es factible en la práctica. Se trataría, en realidad, de completar la energía eólica y solar cuando éstas no sean suficientes para cubrir la demanda energética.

La idea, pues, es que en días demasiado oscuros o cuando sopla poco viento, Europa podría proveerse de la energía de los embalses y represas de Noruega, sin tener que recurrir a fuentes de energía sucias, como las centrales térmicas o las nucleares.

El gran reto es proveer de energía a consumidores residenciales, comerciales e industriales de forma constante, tanto en los períodos de demanda pico, durante la mañana y la tarde, como en los períodos de baja demanda, por la noche.

La principal fuente de energía de Noruega es la producción hidroeléctrica, que se puede gestionar fácilmente en cuanto al volumen entregado mediante el aporte de más o menos agua hacia las turbinas. Sabiendo que Noruega cuenta con los recursos de energía hidroeléctrica más importantes del continente europeo, las empresas energéticas y los operadores de redes eléctricas se han interesado por el potencial de los embalses y represas de Noruega.

Según un estudio, sólo Alemania requeriría una potencia de 60.000 MW para producir toda su electricidad de fuentes renovables para 2050. El estudio identifica a Noruega como el único país que podría suministrar ese volumen. Pero, tal cantidad es varias veces mayor que el potencial de Noruega, según lo estimado por el Norwegian Water Resources and Energy Directorate (NVE): el potencial de Noruega para la producción de la denominada energía de equilibrio ascendería a unos 20.000 MW en 2030.

Actualmente, el total de la capacidad instalada de Noruega llega a los 29.000 MW. Por tanto, se requerirían distintos cambios en el sistema noruego de producción hidroeléctrica para hacer frente a las demandas europeas.

Los investigadores analizan las variaciones de frecuencia en la red eléctrica o el impacto físico sobre los ríos, entre otras muchas variables. También será esencial mejorar en el almacenamiento de energía. En especial, en pilas de combustible de hidrógeno.

1 comentario

  1. estamos interesados en peru en desarrollar mas energia hidraulica y eolica

    atte

    RICARTE DÁVILA GARCÍA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *